Los desafíos de la innovación: talento emprendedor

Los desafíos de la innovación: talento emprendedor

2435
Francisco José Tavira y Pedro Aizpun. El primero emprende con un “outlet para viajeros flexibles”, desde LandMeFar. El segundo lo hace mediante la paquetización de experiencias en turismo de proximidad en el área de Talavera de la Reina desde A{2h}de.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this page
La revolución ‘startup’ también se vive en el turismo. Son muchos los emprendedores que quieren subirse a la actual ola de crecimiento en un sector que trabaja para crear un hábitat que acoja y potencie ese talento disruptivo. De este encuentro entre emprendedor y empresa dependerá en buena medida el ascenso de la industria española al liderazgo innovador.

Por: Raúl Alonso. Fotos: Luis Rubio

En el turismo se emprende con los deberes hechos. El perfil tipo de un nuevo empresario del sector sería de 36 a 45 años, con experiencia de más de 15 en el negocio y formación universitaria. A este dibujo se debería añadir una inversión inicial de 3.000 a 20.000 euros.

Lo cierto es que, con unas cifras de visitantes e ingresos que año a año renuevan el récord, el turismo tiene razones para atraer talento emprendedor, fenómeno al que el Instituto Tecnológico Hotelero (ITH) en colaboración con Thinktur, Esade y Deloitte, ha puesto bajo el microscopio con la Encuesta AIIT sobre la Preocupación de los emprendedores en turismo y ocio en España, y de cuya estadística resulta el perfil señalado.

Álvaro Pérez, de aBoatTime (marketplace náutico), e Íñigo Valenzuela, de Smartvel (startup de agendas online de contenidos que enriquecen la experiencia del viajero en destino).
Álvaro Pérez, de aBoatTime (marketplace náutico), e Íñigo Valenzuela, de Smartvel (startup de agendas online de contenidos que enriquecen la experiencia del viajero en destino).

“El estudio deja patente que en España hay un caldo de cultivo muy interesante, capaz de renovar y aportar innovación a la industria turística”, explica Patricia Miralles. Pero, para esta responsable de Innovación y Emprendimiento de ITH, “hay un importante margen de mejora para seguir trabajando”. Así, este hábitat tiene en la financiación, el asesoramiento y en probar sus propuestas de negocio sus mayores retos.

EN BUSCA DE FINANCIACIÓN
De hecho, un 35,3% de los emprendedores señala la dificultad de acceso a la financiación. Dato que a sus autores les lleva a hablar de falta de conexión “entre las iniciativas startup en turismo y los fondos y herramientas que las financian”. Como confirma Miralles, “hay un indudable esfuerzo por parte de instituciones, fondos especializados y empresas que apuestan por colaborar creando verticales de apoyo que incluyen la financiación como prioritaria. Es verdad que quizá no se llegan a cubrir todas las necesidades, y de momento se centran sobre todo en las fases iniciales, pero es algo que veremos cambiar en breve”.

Desde el ITH se insiste en la necesidad de testear ideas y modelos de negocio con un coste reducido 

Íñigo Valenzuela es el fundador de Smartvel, una empresa especializada en agendas online de contenidos que enriquecen la experiencia del viajero en destinos, la smart city y el vehículo inteligente. En su recorrido también se confirma que la financiación es una de las grandes barreras. Y lo dice desde su experiencia de éxito en la que ha levantado más de dos millones de euros. Pero casi tan importante como el dinero es que llegue a tiempo: “La velocidad es crítica para una startup que va quemando caja mientras no es rentable”.

¿HACIA DÓNDE SE DIRIGE EL ESFUERZO EMPRENDEDOR?
27,3% • Tecnología al servicio de la empresa turística
26,3% • Restauración y catering
24,2% • Actividades turísticas
13,1% • Alojamiento
8,1% • Intermediación
1% • Organismos públicos

Hasta cuatro millones de euros ha captado Álvaro Pérez para su aBoatTime. En su experiencia detecta un factor oportunista en la selección del capital riesgo: “No siempre se busca el negocio más próspero, ni siquiera el que vaya a ser líder en su actividad… en muchas ocasiones se invierte en el sector de moda. El objetivo final de muchos de estos inversores es deshacer posiciones en cinco años, por eso se interesan por startups que operen en los sectores donde prevén que va a haber más compraventas, como ahora mismo el fintech [aplicaciones y tecnología financiera]”. Así, la propuesta del fundador de este marketplace que une la oferta náutica profesional con la de los operadores y el consumidor final “es una verdadera especialización del inversor en turismo online”.

ÍÑIGO VALENZUELA (SMARTVEL). “Cuando no te conoce nadie, lo más difícil es conseguir esa necesaria confianza para captar financiación y que clientes significativos apuesten por tu proyecto”.
ÍÑIGO VALENZUELA (Smartvel). “Cuando no te conoce nadie, lo más difícil es conseguir esa necesaria confianza para captar financiación y que clientes significativos apuesten por tu proyecto”.

PERDIDOS EN EL LABERINTO ADMINISTRATIVO
Volviendo al estudio de ITH, el 31,6% de los encuestados establece como segunda barrera la falta de apoyo gubernamental. Es en este aspecto donde Miralles sí ve un gran marco de mejora: “Se deben ordenar mejor las fórmulas de financiación para que su información sea más cómoda y el trámite, más rápido”.

En un entorno alejado de los grandes centros de decisión del sector, el de los campos de Talavera de la Reina, se levanta un proyecto que defiende Pedro Aizpun. A{2h}de trabaja por el turismo de proximidad poniendo en valor “tesoros escondidos” que llena de contenido (“y experiencias”) para paquetizarlos como alternativa a la escapada: “Puede convertirse en un dinamizador del desarrollo rural de zonas que, aunque no sean destinos turísticos de primer orden, cuentan con suficientes atractivos. Sin embargo, para poner todo esto en valor es necesaria la implicación de instituciones y empresas. Yo no creo en proyectos subvencionados pero, dicho esto, entre el momento en el que te reúnes y ellos muestran interés y, finalmente, se toman las decisiones, los plazos se alargan en exceso. Cuando se valora como positiva una iniciativa que puede crear riqueza hace falta que el compromiso se concrete; solo así puede ir avanzando y consolidándose poco a poco”.

PEDRO AIZPUN  (A{2h}de). “El turismo es un activo económico de primer orden que, además,  abre puertas a  la colaboración.  El desafio está  en monetizarlo desde la experiencia y la calidad”.
PEDRO AIZPUN (A{2h}de). “El turismo es un activo económico de primer orden que, además,
abre puertas a
la colaboración.
El desafio está
en monetizarlo desde la experiencia y la calidad”.

ESPERANDO A LA GRAN EMPRESA
Pero la búsqueda de asesoramiento, mentorización y, en definitiva, el apoyo a estos nuevos proyectos por parte de instituciones y empresas es otra de las grandes demandas. Una necesaria colaboración que también hay que pelear.

Francisco José Tavira, de LandMeFar, lleva desde 2015 perfeccionando su modelo de negocio, “un outlet para viajeros flexibles”, según propia definición. Un periplo que le ha llevado por programas de aceleración en Madrid, Londres o Dublín, a colaboraciones con Top Seeds Lab y a ayudas como las del Enisa: “El proceso ha sido enriquecedor pero también duro; los tiempos generan mucha tensión interna. Puede que tengas compromisos cerrados con una empresa pero, al final, debes esperar a las decisiones de otras personas e instituciones para poder cumplirlos, por ejemplo, mientras llega la financiación. Al final todo depende de que las personas con las que hablas y tus objetivos sean compatibles. Sin embargo, mientras se decide ese marco de colaboración, aparecen nuevos responsables empresariales a los que convencer y vuelta a empezar. Hay que tener mucha paciencia”.

FRANCISCO JOSÉ TAVIRA (LandMeFar).  “El potencial de la industria española hace que sea más fácil prototipar y escalar las ideas, pero la gran empresa debe potenciar una escucha de calidad del emprendedor”.
FRANCISCO JOSÉ TAVIRA (LandMeFar).
“El potencial de la industria española hace que sea más fácil prototipar y escalar las ideas, pero la gran empresa debe potenciar una escucha de calidad del emprendedor”.

Los emprendedores son conscientes de que los relojes no marcan el mismo tiempo en sus oficinas que en las de las grandes empresas con las que negocian, pero saben que la perseverancia se premia. “No he conocido a nadie que se haya asociado a algún gran operador y haya perdido en el acuerdo”, resume Pérez desde aBoatTime, “pero hay que tener presente que los inicios siempre son complicados, porque no tienes ventas ni nada que enseñar, estás pidiendo que te apoyen en un acto de fe”.

“Hay una interesante colaboración porque todos ganan”, insiste Valenzuela de Smartvel. “Nunca fue tan barato innovar para la gran empresa. Muchas han externalizado la innovación con soluciones nacidas y desarrolladas en la startup, que les permiten ofrecer nuevos servicios y mejorar la experiencia de sus clientes con un importante ahorro en costes y dinero”.

“España ha liderado el turismo mundial en muchas materias, y ahora tiene la oportunidad de trabajar la tecnológica. Eso pasa por la implicación de las empresas tractoras del turismo, las Administraciones y una inversión cada vez más organizada”, defiende Miralles.

ÁLVARO PÉREZ (aBoatTime). “Por mucho dinero que el inversor ponga sobre la mesa, no se puede pensar que una gran empresa se consolida en dos años. Hace falta tiempo para que todo el engranaje funcione”.
ÁLVARO PÉREZ (aBoatTime).
“Por mucho dinero que el inversor ponga sobre la mesa, no se puede pensar que una gran empresa se consolida en dos años. Hace falta tiempo para que todo el engranaje funcione”.

Todas ellas son patas sobre las que levantar y sostener este nuevo hábitat emprendedor en turismo, y todas ellas, puertas donde estos empresarios llaman. Desde el ITH se insiste en la importancia de que esta colaboración sea efectiva, por ejemplo, permitiendo testear sus ideas y modelos de negocio con un reducido coste. Al final se trata de poner en marcha ese producto mínimo viable que permita pasar de la teoría a la práctica en los plazos adecuados y con el que poder iniciar su comercialización.

Un objetivo en el que el emprendedor no puede perder su sentido crítico: “Veo mucho talento y grandes ideas, pero también enamoramientos peligrosos: hay gente que defiende proyectos de muy difícil ejecución”. La recomendación de Valenzuela es un buen análisis del proyecto, que debe partir de “resolver un problema que realmente preocupa al usuario final para luego pensar cómo se puede monetizar y, por último, desarrollar el producto. El problema surge cuando este proceso nace desde la tercera etapa: el de la idea”.

protagonistas-2-02

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this page