Brighton: una escapada alternativa

Brighton: una escapada alternativa

368
Entre los paseos más recomendables de Brighton está el de su embarcadero, levantado frente a su hermosa playa de piedra (izquierda).
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this page
Niña mimada durante siglos de reyes y alta aristocracia, la ciudad sureña es cuna del descanso, caladero de festivales y centro neurálgico de una serie de condados y localidades a su alrededor que conforman uno de los viajes más cercanos a la realidad inglesa.

Por: Silvia Alonso Guijarro

Esta ciudad costera, conocida como Londres junto al mar, tiene todo lo que un turista pueda desear: es cosmopolita y llena de vida, tiene una pintoresca arquitectura y un estupendo ambiente de playa. Combina lo mejor de una gran ciudad (una amplia oferta cultural, musical y gastronómica) con lo bueno de una más pequeña (poder conocerla a pie). De hecho, la relación de Brighton con el turismo viene de siglos atrás. En 1740 se empezó a hablar de las bondades de las terapias del agua del mar y la ciudad pasó de ser un pueblo pesquero a un pueblo balneario.

Fue en 1783 cuando el príncipe Jorge IV visitó por primera vez la ciudad y se enamoró de ella, especialmente de su vida social. En Brighton el monarca dio rienda suelta a sus aficiones: las mujeres, las fiestas, los placeres de la vida y el despilfarro. El mayor legado que dejó fue un palacio de excesos conocido hoy en día como el Royal Pavilion, uno de los edificios más exóticos y deslumbrantes de las Islas Británicas. Este palacio fue obra del arquitecto John Nash, que construyó una residencia real para impresionar, como al rey le gustaba, con un exterior que traslada al turista a la mismísima India y un interior basado en los palacios del Lejano Oriente.

Pocas costas ofrecen una sensación tan grande de fin del mundo

El Royal Pavilion es el monumento turístico de Brighton por excelencia y, por lo tanto, una parada obligada cuando se visita la ciudad. Su particular estilo deja boquiabiertos a los visitantes que, nada más atravesar sus puertas, se trasladan al siglo XIX. Entre todas las estancias, el viajero no puede perderse el Salón de Música y el de Banquetes, ya que la música y el buen comer eran dos de las grandes pasiones de Jorge IV. Bien conocidos eran en aquella época los largos banquetes que organizaba para sus invitados, con más de 60 platos.

Grafiti en Lanes, el área de bares, restaurantes y tiendas de la ciudad.
Grafiti en Lanes, el área de bares, restaurantes y tiendas de la ciudad.

Unos años después de la muerte de Jorge IV (1830), la reina Victoria vendió el palacio por 53.000 libras al Ayuntamiento de la ciudad. Desde entonces, ha tenido diferentes usos: durante la I Guerra Mundial se convirtió en hospital militar de los soldados indios, y hoy está disponible para eventos, banquetes y bodas.

LOS CIELOS Y LA TIERRA INGLESA
Otro de los atractivos de la ciudad, en este caso con menos de un año de historia, es el British Airways i360, el mirador móvil más alto del mundo construido por los arquitectos del archiconocido London Eye e inaugurado en agosto de 2016. Esta atracción de 138 metros de altura no pasa desapercibida a los visitantes que se acercan al paseo marítimo de Brighton. Hasta 200 pasajeros pueden subir en esta cápsula acristalada que cuenta con los controles y servicios como si de un avión se tratase. Si el día es soleado se puede disfrutar durante casi 20 minutos de una vista panorámica de 360 grados y de hasta 41 kilómetros a la redonda.

Durdle Door, este inmenso arco natural de 140 millones de años, es una de las mayores atracciones de la Costa Jurásica del sudoeste de Inglaterra.
Durdle Door, este inmenso arco natural de 140 millones de años, es una de las mayores atracciones de la Costa Jurásica del sudoeste de Inglaterra.

Antes de abandonar Brighton, el turista debe perderse por las estrechas callejuelas repletas de tiendas de ropa vintage, pequeñas boutiques, joyerías y antigüedades. En esta zona, conocida como los Lanes, también se puede encontrar multitud de restaurantes, pubs, cafés… hasta jazz en vivo. Una de las tiendas más visitadas por los viajeros en este distrito es la emblemática y televisiva pastelería de nombre impronunciable, Choccywoccydoodah, famosa por sus obras maestras en chocolate. En su amplia lista de clientes se encuentran desde actores de Hollywood, estrellas de la música y aristócratas hasta miembros del Gobierno.

Brighton es también, sin duda, la ciudad de los festivales. Teatro, conciertos, literatura y arte se dan cita en las calles de la ciudad en cuanto comienza el buen tiempo. Además es conocida por ser la ciudad más gay-friendly de Inglaterra y, como no podía ser de otra manera, acoge el Brighton Pride, uno de los mayores festivales de Orgullo LGBT de todo el Reino Unido. Color, música y carrozas inundan durante esos días esta pequeña ciudad costera para hacer las delicias de todos los públicos. Este año se celebrará entre el 4 y el 6 de agosto.

“Brighton es un lugar idóneo para mostrar la gran diversidad de nuestra oferta turística”, asegura Carol Dray, directora Comercial de VisitBritain. Y esta cuantiosa oferta turística de Gran Bretaña es la que atrajo el año pasado a 37,3 millones de visitantes extranjeros, de los cuales 1,7 millones fueron españoles. Las incertidumbres acerca del Brexit no parece que vayan a afectar a la llegada de turistas; al contrario: para este año esperan un nuevo récord de 38,8 millones de visitas. “Reino Unido ha querido salirse de la Unión Europea pero no de Europa; seguimos siendo vecinos y estamos abiertos a dar la bienvenida a los turistas”, afirma Patricia Yates, directora de Estrategia y Comunicación de VisitBritain. “Además, uno de nuestros objetivos es que la gente no solo vaya a Londres, sino que también visite las regiones de alrededor. En España tenemos partners como easyJet y Expedia que nos ayudan a lograrlo”, continúa.

DORSET, SOMERSET Y WILTSHIRE
Los alrededores de Brighton completan a la perfección la visita a la ciudad. En el condado de Dorset se encuentra la ciudad costera de Bournemouth, un destino muy popular entre los jóvenes que van a estudiar inglés y entre la población mayor de Inglaterra, que pasa largas temporadas de descanso. Sus atributos principales son su gran playa de arena dorada de 11 kilómetros de longitud y su clima templado. El turista que se anime a recorrer el agradable paseo marítimo llegará al Museo y Galería de Arte Russell-Cotes, una lujosa casa que su dueño ordenó construir como regalo de aniversario para su esposa y que el matrimonio donó a la ciudad. Actualmente es un museo al más puro estilo inglés.

Los condados de Dorset, Somerset y Wiltshire completan la visita a Brighton

De visita obligada para los amantes de la naturaleza es Lulworth Cove, una pequeña y pintoresca cala de guijarros que se encuentra en la Costa Jurásica y que es uno de los accidentes geográficos más conocidos del país, con un millón de visitas al año. Sus impresionantes vistas al mar y a los acantilados justifican esta importancia turística, a la que se suma un arco de piedra caliza conocido como Durdle Door, una maravilla natural con 140 millones de años de antigüedad.

Hasta Glastonbury, la ciudad de la brujas, hay que dirigirse para conocer la cuna de la Cristiandad de las Islas Británicas. Uno de los mitos que gira alrededor de esta ciudad asegura que José de Arimatea construyó allí la primera iglesia en suelo británico destinada a albergar el Santo Grial. De su abadía hoy solo se conservan sus ruinas y, por supuesto, su rica historia. Aun así, se siente la fuerza de la colosal construcción que un día fue. Más allá de su historia y sus leyendas, en la actualidad alberga el conocido festival anual de Glastonbury, uno de los principales eventos británicos dedicado al pop y al rock.

La catedral de Salisbury, en el condado de Wiltshire, pone el broche final a este recorrido por el sudoeste de Inglaterra. La imponente catedral, situada a las afueras de la ciudad y rodeada de espacios verdes, es de estilo gótico inglés y posee la aguja más alta de todo el país, con 123 metros de altura. Junto con la torre, suman un total de 6.500 toneladas, lo que ha provocado que a lo largo de los años se hayan añadido medidas de sujeción para evitar su derrumbe. Además, otro de los motivos de la visita a la catedral es poder admirar la copia mejor conservada de la Carta Magna de 1215, que se encuentra en la bella sala capitular octogonal.

EL GRAN BANQUETE SUREÑO

Brighton ofrece una oferta gastronómica inmensa: después de Londres, es la ciudad con más restaurantes por habitante de Inglaterra. Tradición y vanguardia van de la mano en los cientos de restaurantes, cafeterías y bares independientes que allí se encuentran. Más allá del famoso fish and chips, se pueden degustar otros platos exquisitos e innovadores, tanto británicos como de otras partes del mundo.

destino-04-3THE SALT ROOM
Tras el éxito de su otro restaurante, The Coal Shed, su propietario, Raz Helalat, puso en marcha hace dos años The Salt Room. Su plato estrella es el marisco y su máxima es la sostenibilidad, defendiendo siempre los productos locales. Atención a sus inigualables vistas al mar.

destino-04-4SILO
Aparte de la comida, muy destacable, este restaurante del australiano Douglas McMaster es conocido por generar cero residuos. Entre otras medidas, cuenta con su propio molino harinero y su sistema de lavado prescinde del jabón, por lo que toda el agua se reutiliza.

destino-04-5THE CHILLI PICKLE
Este restaurante indio fusiona la pasión de sus dueños por la cocina y la India. Sus platos, que cambian cada pocos meses, son una explosión de color y, por supuesto, de sabor. Su chef, Alun Sperring, reconoce que la clave de su éxito está en ser siempre innovadores.

AQUELLAS ABADÍAS…

Muchos de los lugares históricos que se encuentran en Gran Bretaña son ruinas de las abadías arrasadas por los soldados del rey Enrique VIII durante la disolución de los monasterios. En la actualidad, estas abadías o sus ruinas son parte del encanto del país y reciben miles de visitas.

destino-04-7FORDE ABBEY (DORSET)
El destino de algunos de estos edificios fue la reconstrucción. Es el caso de Forde Abbey, una fascinante combinación de monasterio medieval y residencia privada del siglo XII y en la que hoy vive una familia. El edificio conserva su claustro, una cripta que se utiliza hoy como salón de té y unos maravillosos jardines.

destino-04-8GLASTONBURY ABBEY (SOMERSET)
La leyenda dice que José de Arimatea creó en el terreno que ahora ocupan sus ruinas la primera iglesia cristiana en las Islas Británicas. Diseminadas a lo largo de un amplio terreno arbolado, entre sus restos aún son visibles su torreta en ángulo, las impresionantes puertas de entrada o las columnas góticas del crucero.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this page