Cruceros aéreos

Cruceros aéreos

691
Interior de una de las ‘suites’ de Etihad.
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this page
La tendencia en los últimos años ha sido reducir el número de asientos de las clases Premium y apostar por ofrecer servicios añadidos a los viajeros con billetes Economy Premium. Pero algunas compañías, sobre todo de Asia y Oriente Medio, han iniciado una competición por ofrecer el mejor producto para el segmento de mayor nivel adquisitivo.

Por: Guadalupe Rodríguez

Completada la generalizada renovación de la flota durante la pasada década, la atención de las aerolíneas se centra ahora en el diseño interior de las cabinas, buscando dar un paso más allá de los asientos convertibles en camas, que se han convertido en un estándar en Primera Clase y Business. En la búsqueda por la personalización, las compañías aéreas han dejado de lado el habitual catálogo de cabinas y asientos y han contratado a diseñadores de yates para intentar asegurarse un producto mejor que el de la competencia. Viajar, trabajar, dormir y comer en las nuevas cabinas First o Business o, mejor dicho, suites, como se las conoce, se parece ya más a desplazarse en un crucero que al masificado medio de transporte que es generalmente un avión. A la sofisticación y la comodidad se ha unido la privacidad como caballo de batalla de las mejores suites aéreas.

PRIVACIDAD TAMBIÉN EN BUSINESS
La aerolínea ganadora del premio Skytrax a la Mejor Clase Business de 2016, Qatar Airways, ofrecerá desde junio de 2017 la primera cama doble en clase Business del mercado sin perder plazas en los aparatos. La denominada QSuite supone el triunfo de la personalización a bordo al permitir ajustar los paneles laterales y los monitores de TV hasta crear una composición para cuatro personas que pueden trabajar o cenar juntas.

Akbar Al Baker, CEO de Qatar Airways Group, aseguró en la presentación realizada en la feria ITB de Berlín: “Nuestro diseño es el primero en el mundo en muchos aspectos. Eliges cuándo cenas, cuándo descansas y cuándo quieres entretenerte. Esto solo tiene sentido dando la opción al viajero de crear su propia cabina dentro de una cabina”.

El diseñador de yates Jean-Jacques Coste ha ideado las ‘suites’ de Singapore Airlines

BAR Y DUCHA A BORDO
¿Quién necesita más espacio para las piernas cuando puedes dar un paseo hasta el bar para tomar un cóctel, ver un partido en una pantalla de 55 pulgadas y sonido envolvente con otros pasajeros, o darse una ducha en su spa con los productos incluidos en un neceser de cuero de Bulgari de cortesía? Los renovados Onboard Lounges de los Airbus A380 de Emirates se han inspirado, según el presidente de la aerolínea, Tim Clark, en la suite privada de un yate.

Asimismo, las de First Class parecen camarotes en los que los viajeros tienen a su disposición mantas de imitación de piel de oveja y hasta el primer pijama hidratante diseñado para una aerolínea, cuyo tejido libera esencia de algas marinas.

Nada mejor para ilustrar la experiencia exclusiva que ofrece la aerolínea con base en Dubái que ver, en su publicidad, a Jennifer Aniston moverse por un avión y confraternizar con el resto de pasajeros. Emirates así hace pensar que podemos compartir espacio con estrellas de cine.

EL NO VA MÁS
Cada A380 de Eithad Airways con destino o salida Londres, París, Nueva York, Sidney, Melbourne, Abu Dabi o Bombái esconde una suite Residence de 12 metros cuadrados. Nunca el concepto de camarote aéreo ha estado tan bien aplicado. La suite para dos pasajeros incluye un dormitorio con cama doble y carta de almohadas, baño con ducha y salón equipado con sofá, mesas, nevera y televisor de 32 pulgadas. Un mayordomo formado en el hotel Savoy de Londres, un chef, un equipo de servicio de habitaciones y conserjería se ocupan de todas las necesidades de los viajeros antes, durante y después del vuelo. Como si de un hotel de cinco estrellas se tratara. “Queremos proporcionar una experiencia más parecida a volar en un jet privado”, afirmó el presidente y CEO de Etihad, James Hogan. “Creemos que existe un mercado para este tipo de producto”.

EL VIAJE COMIENZA EN TIERRA
Las diferencias entre volar en clase turista y hacerlo en Business o Primera Clase no se limitan al interior del avión. Los billetes menos económicos incluyen otras muchas ventajas, desde check-in y control de inmigración exprés a mayor franquicia de equipaje.
• Lufthansa ofrece llegar al aeropuerto de Fráncfort en un Porsche, donde un asistente personal acompaña al viajero en los trámites y acceso al avión en limusina.
• Los pasajeros de Emirates disponen de un servicio de traslado con chófer a 70 aeropuertos del mundo.
• Las Private Rooms de Singapore Airlines en el aeropuerto de Singapur permiten a los pasajeros de Primera Clase ducharse, echarse una siesta en una cama o comer a la carta antes de embarcar en el avión por un pasillo diferente al resto del pasaje.
• British Airways ha inaugurado una nueva First Wing en la Terminal 5 de Heathrow con zona de check-in y control de seguridad para pasajeros con billetes de Primera. La Concorde Room dispone de habitaciones privadas para cenar, dormir o trabajar.

CAMAS EN LUGAR DE ASIENTOS RECLINABLES
Las suites de Primera Clase de Singapore Airlines se inspiran a su vez en los compartimentos privados de los trenes de lujo, con su decoración en cuero y madera oscura, aunque han sido ideados por el diseñador de yates de lujo Jean-Jacques Coste. Fue la primera aerolínea en ofrecer suites completamente cerradas y no solo separadas por una mampara a la altura de la cabeza. También ha sido pionera en disponer de camas, individuales y dobles, no solo de butacas que se convierten en camas. Los asientos se desplazan hacia abajo y son sustituidos por colchones que se pliegan y guardan detrás del asiento y se cubren con un edredón de Givenchy. Si los pasajeros prefieren permanecer despiertos, un ilimitado surtido de champán Krug y Dom Perignon les acompaña durante todo el vuelo.

ARTE Y SALUD
La aerolínea con base en Hong Kong, Cathay Pacific, ha rediseñado recientemente los nuevos espacios de Primera Clase de los que consta cada Boeing 777 de su flota para ofrecer amplios asientos de cuero convertibles en camas. Por si esto no fuera suficiente, también ha procurado que el entorno de estos espacios también acompañe: están decorados con esculturas y diseños de las artistas María Lobo y Linda Leviton.

La colaboración con chefs o restaurantes de reconocido prestigio es una constante en casi todas las categorías a la hora de diseñar la oferta gastronómica para los viajeros premium. Destaca en este caso la elección de Daniel Green, chef conocido por su apuesta por reducir la grasa de las recetas tradicionales, para elaborar un menú más ligero, con menos carbohidratos y más proteínas, acompañado de vinos orgánicos. “Estos platos ayudarán a los pasajeros a mantenerse frescos durante el vuelo”, ha defendido Aaron Claxton, jefe de Restauración de la compañía.

Viajar en cualquiera de estas suites no solo evita terminar con la espalda rota y con un cansancio considerable después de un vuelo de más de 10 horas. La comodidad del espacio, la oferta gastronómica y la variedad de opciones de entretenimiento, así como tener un servicio de personas a su disposición en todo momento, convierten los viajes en clases preferentes en toda una experiencia de autoindulgencia que nos acerca a la vida diaria de las estrellas de Hollywood o a la de los mayores magnates del petróleo, como mínimo. ¿Se anima a probarlas?

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this page