José Manuel de la Rosa, periodista, músico y batería de jazz

José Manuel de la Rosa, periodista, músico y batería de jazz

344
Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this page

COMPAÑEROS DE VIAJE. Este espacio presenta a los protagonistas del sector del viaje poniendo el foco en aquello que más nos caracteriza y diferencia: el factor humano.

Periodismo a ritmo de jazz

Por: José María Paredes Hurtado

José Manuel de la Rosa es uno de los periodistas más veteranos y reconocidos del ámbito del turismo: más de 20 años de oficio, de los que 13 de ellos los ha desarollado en Hosteltur, publicación de referencia del sector.

Pero entre artículos, análisis y reportajes, De la Rosa mantiene dos pasiones: la bicicleta y la música. En concreto, el jazz, un sonido que siempre le atrajo, pero en el que no se embarcó hasta hace unos años “porque, cuando tenía 19, todo el mundo quiere ser una estrella del rock”.

Fue así como inició su relación con el mundo de la música, haciendo pop y rock, “los sonidos más facilones”. Primero, emulando los ritmos de los más grandes del género, “los Rolling y Jimmy Hendrix, sobre todo” y, más tarde, con temas de nueva factura.

Hasta recalar en el jazz, José Manuel pasó por bandas aficionadas. Algunas las rememora con nostalgia, en particular su estancia en Los Disindientes –con la que llegó a ganar el premio a la mejor letra en el concurso Villa de Madrid, en los 80– y en Los Inestables, un conjunto “medio pop” que ideó con Fernando Sagaseta, otro periodista histórico del sector, director de Meet-In.

Lo suyo, de siempre, han sido los bombos, los platillos y las baquetas. Con escarceos, eso sí, con otros artefactos musicales, como la trompeta. Su primera batería fue una Pearl, la misma marca que golpeaban bateristas como Ian Peace (Deep Purple) o Marky Ramone (Ramones), una joya con la que practicaba en el domicilio de sus padres, en un piso cercano al paseo de La Habana. Antes, eso sí, acolchaba con sabanas las paredes de la habitación para tratar de amortiguar los sonidos. Fue una época de formación autodidacta (“porque sabía algo de solfeo”), en la que incluso pensó pasar por el conservatorio.

El vínculo con la música ha sido siempre una constante, aunque con leves intermitencias. A veces por falta de constancia, otras por abandonos en las filas y, en ocasiones, por sentido práctico: durante un tiempo se movía en moto por Madrid, y el traslado del instrumento se antojaba complicado.

UN PRESENTE MUSICAL
José Manuel es ahora el batería de dos grupos de jazz: Jazzy Note y Minor Flat, compuestos por apasionados del género y con temarios parecidos, según explica De la Rosa. Todos ellos, fieles devotos de los llamados estandares jazzísticos y de sus principales precursores: John Coltrane, Miles David, Charlie Parker, Thelonius Monk, Herbie Hancock…

Según deja entrever en sus palabras, del jazz ama todo. En especial, que se trata de una música cambiante, que admite interpretaciones distintas e improvisaciones y en la que es raro que se repitan las cosas.

De hecho, si hubiese que establecer algún vínculo con el periodismo, sería ese dinamismo. “Cuando piensas que es más de lo mismo, surge algo nuevo, nuevas versiones sobre contenidos clásicos o una nueva herramienta, y vuelta a empezar”, asegura.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this page