Santiago Fernández, adjunto a Presidencia y consejero de Plus Ultra

Santiago Fernández, adjunto a Presidencia y consejero de Plus Ultra

414

“El mantra de que no podían existir vuelos ‘low cost’ en el largo radio se ha desmontado”

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this page
Esta joven aerolínea española apuesta por conectar españa con Latinoamérica con una consigna: pensar en el viajero. Su apuesta, de precios accesibles, se amplía con nuevos vuelos a Santiago de Chile y La Habana. En el horizonte, México y Buenos Aires.

Por: Javier Sánchez. Fotos: Adolfo Callejo

El 17 de julio de 2015, Plus Ultra obtuvo el Certificado de Operador Aéreo, siendo la primera compañía española en obtenerlo bajo la nueva normativa Europea AIR OPS. “Parecía una meta, pero en realidad fue la línea de salida”, explica Santiago Fernández, adjunto a Presidencia y consejero de Plus Ultra. En verano de 2016 comenzaron sus vuelos regulares a Lima y Santo Domingo. Un año después, Fernández explica las líneas maestras de este proyecto y sus planes de futuro.

Cumplen un año de vuelos regulares, pero el camino de Plus Ultra arrancó en 2011…
Sí, se trata de una compañía que ha tenido un proceso largo, en el que tuvimos que readecuar el proyecto a la normativa europea. Han sido unos inicios complicados que nos han hecho fortalecernos como empresa: ante las dificultades te creces.

¿Cuál es el posicionamiento de Plus Ultra? ¿En qué destinos se enfocan?
Desde que comenzamos, siempre tuvimos claro que nuestro proyecto era el de realizar vuelos transatlánticos a Latinoamérica. Elegimos Lima y Santo Domingo como primeras rutas por motivos diferentes: en el caso de Lima, el tiempo nos ha dado la razón, ya que se trata de un destino muy consolidado. Con Santo Domingo, la idea era aprovechar el viento de cola ligado a la turoperación con una demanda alta motivada por los meses de verano. Con Lima seguimos ofreciendo tres frecuencias semanales desde Madrid y la ruta de Santo Domingo se canceló el pasado mes de febrero, aunque tenemos la intención de operarla de nuevo en el futuro.

Vendemos el 80% de nuestros billetes a través de las agencias de viaje

¿Prevén abrir nuevas rutas próximamente?
Empezamos a volar a Santiago de Chile el 15 de junio y en julio arranca la ruta Barcelona – La Habana, que es muy importante para nosotros: somos la primera aerolínea en conectar ambas ciudades de modo directo. Es un proyecto que comenzamos a preparar hace seis o siete meses y que ahora por fin va a ver la luz. De cara a finales de año, tenemos previsto iniciar vuelos a México, lo que será relevante, ya que seremos la única aerolínea española, junto con Iberia, en volar allí. Por otro lado, nuestra intención es comenzar a volar a Buenos Aires en 2018.

Su política de precios también les ha distinguido desde el principio…
Nos definimos como una compañía amable, accesible a todo tipo de pasajeros. Tenemos un modelo de negocio en que el viajero puede decidir qué tipo de vuelo quiere hacer, partiendo de unas tarifas muy básicas. Al mismo tiempo, también somos muy flexibles.

¿Qué servicios complementarios ofrecen?
A partir de un precio muy moderado, tenemos un amplio abanico de servicios, como la opción de llevar más equipaje, de elegir asiento, menú a bordo, etc. Asimismo, hemos llevado a cabo acciones comerciales como la posibilidad de llevar tres maletas de modo gratuito en determinados vuelos. Es algo muy sencillo de implementar, que apenas tiene coste para la compañía, pero que genera mucho valor. Queremos distinguirnos por esa flexibilidad.

MA-entrevista-3-02¿Cuál es el perfil de viajero de Plus Ultra?
Nos dirigimos a un viajero que busca volar a un precio accesible. Dependiendo de las fechas, hay más pasajeros nacionales de los países a los que volamos o más turistas. Podemos decir que, en términos generales, un 70% de nuestros viajeros son nacionales, mientras que el 30% restante son turistas.

¿Qué importancia tiene para ustedes el viajero business?
De cara a los vuelos de Santiago de Chile hemos incorporado un nuevo avión con una cabina de mucha calidad que busca atraer al viajero corporativo. En nuestro vuelo a Lima también confiamos en nuestra tarifa, que es competitiva y, por tanto, puede atraer a las pymes que han de valorar mucho el coste de sus viajes de empresa.

Tienen que competir en un mercado en el que hay aerolíneas tan afianzadas como Iberia o Air Europa…
Somos muy conscientes de cuál tiene que ser nuestro nicho de mercado. Queremos que, por encima de las conexiones, el viajero nos valore por la atención que le demos. Nos gusta definirnos como una aerolínea amable, que busca una experiencia redonda para el pasajero.

Más novedades: la aparición de Level con vuelos transatlánticos low cost o el posicionamiento creciente de Norwegian en vuelos económicos de largo alcance…
Todas estas novedades se producen en el segmento en el que nosotros nos encontramos, aunque nosotros no somos una low cost ni lo queremos ser. Es verdad que ese mantra repetido durante mucho tiempo de que no podían existir vuelos low cost en el largo radio se ha desmontado. Esta apuesta por vuelos a Latinoamérica que compiten en precio es algo que refuerza nuestro proyecto. Nosotros tenemos un servicio estándar de línea regular pero, gracias a la estructura que poseemos, tenemos la opción de ofrecer precios accesibles. La competencia, además, es buena porque nos va a obligar a todos a dar lo mejor de nosotros, lo que terminará beneficiando al pasajero.

LA RSC COMO PILAR BÁSICO
Si en algo insiste Santiago Fernández es en el peso de la Responsabilidad Social Corporativa en la filosofía de Plus Ultra. ”Actualmente, cumplimos con la normativa de emisión de gases, un punto con el que somos escrupulosos. A nivel operativo, intentamos racionalizar el uso de energía. Además, apostamos por la digitalización en toda la parte manual de operaciones. Son pequeñas decisiones que van conformando un puzzle más grande”.

Desde que el proyecto echó a andar en 2011, ¿han notado una evolución del cliente?
En los últimos años ha habido una evolución tremenda. Ahora es mucho más exigente, ya que ha viajado más. Su uso de las redes sociales es muy relevante para nosotros, porque la publicación de una buena o mala experiencia es algo que puede influir mucho en la imagen de la compañía. Para tener un contacto constante con nuestros clientes, trabajamos a través de Facebook y nuestra intención es abrir canal en Twitter lo antes posible.

Hace ahora un año que se integraron en el BSP de Amadeus, ¿qué ha supuesto esto para Plus Ultra?
Trabajar con BSP era esencial en nuestra estrategia de venta, ya que nos permite acceder a todas las agencias asociadas a IATA, que son 4.200 en España. Son nuestro principal canal de venta. Además, a nivel financiero nos ahorra trabajo y nos permite tener un foco de información neutral.

¿Son las agencias su principal vía de distribución?
Sí. El 80% de los billetes que vendemos es a través de agencias. Trabajamos con ellas desde la confianza mutua, buscando que ofrezcan nuestros servicios a sus clientes. Mantenemos una comunicación muy cercana con ellas, que nos permite atender sus peticiones de forma inmediata. El 20% restante lo comercializamos a través de nuestra web, que hemos renovado recientemente.

¿Cómo ven el futuro del sector aéreo?
Creemos que va a ser el pasajero el que va a marcar la pauta. Además, hay un proceso de concentración de aerolíneas a muy alto nivel y parece que el futuro seguirá en esta línea. De todos modos, pienso que siempre habrá sitio para proyectos como el nuestro, mucho más personales y en los que prime cuidar al viajero y su experiencia. Plus Ultra fue el primer avión español que hizo la travesía del Atlántico. Queremos mantener el espíritu romántico de aquellos aventureros pioneros. Sabemos que es una visión idealista pero, con el apoyo que estamos teniendo, creemos que sigue teniendo vigencia.

Share on FacebookTweet about this on TwitterShare on Google+Share on LinkedInPin on PinterestPrint this page