Del plástico a la pantalla

1332
El sector turístico español no es ajeno a la tendencia creciente del pago móvil. Aeropuertos y terminales de transporte instalan masivamente lectores NFC para realizar todo tipo de transacciones en un país que ocupa el cuarto puesto mundial por penetración de ‘smartphones’.

Por: Lola Sánchez

El pago móvil fue uno de los temas estrella en el pasado Mobile World Congress (MWC) en Barcelona y las sensaciones de los expertos acerca de su desarrollo fueron halagüeñas. Tras varios años esperando su llegada, 2015 es para muchos el del despegue definitivo de este medio de pago.

Varios estudios confirman esta previsión. A finales de este año, el 5% de los 650 millones de smartphones equipados con Near-Field Communication (NFC) en todo el mundo se utilizarán al menos una vez al mes para realizar pagos móviles sin contacto, multiplicando por 14 la cifra de hace un año, cuando solo un 0,5% de los 450 millones de estos dispositivos lo utilizaba con ese fin, según un estudio de la consultora Deloitte. Por su parte, el informe World Payments Report, elaborado por Capgemini para el Royal Bank of Scotland, asegura que los pagos móviles son cada vez más habituales y estima que su uso aumentará en un 60,8% a finales de este año, en detrimento de otros medios de pago, como el plástico, menos atractivos para los consumidores.

PAGOS CON MÓVIL

MEDIADOS 2014
0,5%
de la base de 450-500 millones de smartphones con NFC (comunicaciones de campo cercano) se utilizaron al menos una vez al mes para realizar pagos móviles.

FINALES 2015
5%
de la base de 600-650 millones de smartphones con NFC se utilizarán una vez al mes para realizar pagos móviles. Este 2015 será el año en el que se satisfarán los múltiples requisitos para la adopción generalizada del pago móvil entre:
-Instituciones financieras
-Minoristas
-Clientes
-Proveedores de tecnología
-Redes de telefonía

Aunque no alcanzará masivamente a los ciudadanos, el crecimiento del pago móvil en el sector turístico no solo es imparable, sino que lo es más de lo previsto. Payfort, una de las principales pasarelas de pagos online en Oriente Medio, asegura que las transacciones móviles dominarán el futuro de estos pagos en las compañías aéreas y que, en 2017, el uso de este medio se incrementará un 550%. Y la mayor plataforma de pago móvil del mundo, PayPal, al tiempo de convertirse en una opción de pago en el portal de Iberia, pronosticaba que, durante los dos próximos años, el volumen generado por este medio alcanzará los 1.500 millones de euros en España.

Al 58% de los españoles les gustaría pagar directamente desde su móvil cuando realizan sus compras, según el ‘Estudio Nielsen de Actitud Financiera’

Todos los actores implicados quieren sacar provecho del auge del comercio electrónico, un mercado que mueve casi un billón de euros anuales, según cifras de la Unión Europea. Proveedores de dispositivos móviles, de servicios de telecomunicaciones, operadoras de tarjetas y los grandes actores de la industria turística están promoviendo el pago móvil a través de teléfonos inteligentes-NFC, una tecnología que garantiza altos niveles de seguridad, sencillez de uso y un amplio espectro de aplicaciones, tanto en los ámbitos del B2C como del B2B. Lanzamientos como Apple Pay y otras aplicaciones (el Samsung Wallet presentado en el último MWC, por ejemplo) son la confirmación de que, en un futuro, el móvil sustituirá a la cartera.

Pincha en la imagen si quieres ampliarla.
Pincha en la imagen si quieres ampliarla.

Y España es terreno abonado para su introducción. Un estudio de Deloitte confirma que nuestro país es el cuarto del mundo con mayor grado de penetración de teléfonos inteligentes, con un 85% (por detrás de Singapur, 89%; Corea del Sur, 88%, y Noruega, 87%) y el mayor en cuanto al nivel de adopción en la población a partir de 45 años. Y si hablamos a escala global, el 70% de la población mundial tendrá un smartphone en 2020, como asegura un reciente estudio de la sueca Ericsson.

Pincha en la imagen si quieres ampliarla.
Pincha en la imagen si quieres ampliarla.

COMPONENTES ENGRANADOS
El sector turístico no ha permanecido ajeno al NFC, un estándar tecnológico creado específicamente para la comunicación inalámbrica en pequeñas distancias (10-15 centímetros). Uno de los usos más extendidos es el de los pagos mediante dispositivos móviles tanto para abonar un billete de avión o de tren, el alojamiento en un hotel, la comida en un restaurante o un souvenir. Todos los actores de la industria están poniendo la carne en el asador para que los viajeros se acomoden a este medio de pago. Cada vez hay más terminales NFC en los aeropuertos y en las estaciones de tren y de autobús de nuestro país, pero no solo se usan para realizar pagos, sino para que los viajeros facturen su equipaje, accedan a una sala VIP, agilicen el proceso de embarque, realicen el check-in y otras funcionalidades aún por desarrollar pero que, con el tiempo, se implantarán.

En este proceso de adaptación quedan barreras por eliminar, pero los expertos afirman que, a lo largo de este año, se engranarán muchos de los requisitos necesarios para la utilización del pago móvil a gran escala y con el visto bueno de instituciones financieras, comercios, consumidores, proveedores de tecnología, operadores de telefonía y organismos de normalización.

AMADEUS ANTICIPA EL FUTURO MÓVIL
La unidad de negocio Travel Payments de Amadeus ofrece servicios de pago a la industria del viaje. La compañía aspira a integrar a todos los operadores de medios de pago en su plataforma Amadeus Payment Platform (APP), que actualmente ofrece soluciones a más de 300 aerolíneas y cien fórmulas de pago a través de más de 250 entidades financieras.
“En el entorno de las aerolíneas, el móvil no sustituye al ordenador, sino que añade un nuevo punto de contacto en el flujo de compra. Sin embargo, el móvil es un canal creciente de comercialización y de pago, y su uso está evolucionando en direcciones interesantes”, asegura Celia Pereiro, responsable de Travel Payments en Amadeus IT Group, para admitir que “uno de los nichos más prometedores de futuro se centra en los viajes de negocio”.
Al mismo tiempo, la compañía también es consciente de que una de las mayores barreras para la aceptación de este medio de pago se centra en la seguridad, un aspecto que Amadeus mima con acuerdos como el firmado con Cybersource, uno de los proveedores de sistemas de pago virtual más importante del mundo. “Nuestro objetivo es ayudar a las aerolíneas a recibir pagos de forma segura. A través de acuerdos como el firmado con Cybersource podemos detectar hasta qué punto una transacción puede ser o no fraudulenta y, en su caso, bloquearla para su revisión por la aerolínea. De manera similar, también hemos firmado acuerdos con empresas similares como Accertify y ReD”.

Se espera que los principales emisores de tarjetas activen el pago a través de smartphones-NFC para finales de este año. Buenos ejemplos de esta tendencia los proporcionan Visa, que facilita la realización de pagos desde dispositivos móviles, y MasterCard, que ha desarrollado un sistema de pagos digitales en la nube adaptado a todo tipo de infraestructura sin contacto y que está presente en más de medio millón de establecimientos de nuestro país.

Para las instituciones financieras (emisores de tarjetas y bancos), los pagos móviles contribuyen a mejorar sus modelos de negocio y su correcta gestión es necesaria para defenderse frente a competidores como Apple, Google y varios cientos de startups tecnológicas que ya han empezado a ofrecer servicios financieros.

HACIA LA REGULARIZACIÓN DEL MERCADO
Desde el punto de vista del usuario, cientos de millones de propietarios de smartphones se han habituado ya a las transacciones móviles, facilitando los datos de su tarjeta de crédito para comprar apps, descargar canciones o adquirir espacio de almacenamiento en la nube. Decenas de millones han interiorizado la idea de los pagos sin contacto con tarjetas de crédito, débito y transporte. Y para otros tantos, el uso de procedimientos biométricos se ha convertido en gesto cotidiano.

El Barómetro de nuevas formas de pago elaborado por MasterCard concluye que casi el 22% de los españoles realiza pagos a través del teléfono móvil, y lo más llamativo: al 58% les gustaría pagar directamente desde su móvil cuando realizan una compra, según el Estudio Nielsen de actitud financiera. Sistemas de pago como BBVA Wallet, Vodafone Wallet, CaixaMovilStore, Bankia Wallet o Yaap Money (CaixaBank, Banco Santander y Telefónica) intentan aprovechar esta proclividad de los usuarios.

Si los consumidores están preparados, solo falta regular el mercado y las iniciativas están en marcha: el Banco Central Europeo tiene en mente un proyecto para unificar el pago sin contacto, y los bancos serán los encargados de desarrollar un sistema común para normalizar las transacciones de pago móviles: el objetivo es crear infraestructuras de compensación y liquidación que puedan utilizarse por cualquier proveedor de servicios de pago móvil en el seno de la Unión Europea. Un proceso de normalización similar al seguido con las tarjetas de plástico que podría marcar el inicio del fin de su actual protagonismo como medio pago.