Jaime García-Legaz, presidente y consejero delegado de Aena

“Hay que aprender del pasado y no invertir por invertir”

García-Legaz, en las instalaciones de Aena en Madrid. El presidente de la compañía asegura que, en el primer cuatrimestre del 2018, se aprobará el plan estratégico que marcará el camino que Aena deberá seguir hasta 2021.
Con un récord histórico de 250 millones de pasajeros en 2017, Aena es una de las joyas de la corona pública española. Su presidente, Jaime García-Legaz, apunta entre sus prioridades la calidad y la seguridad aeroportuaria. Todo ello para mejorar la experiencia de los viajeros.

Por Silvia Alonso Guijarro.  Fotos: Jacobo Medrano

Si nos atenemos a las cifras, la conclusión es clara: Aena está viviendo uno de sus mejores momentos. Desde octubre de 2017 se encuentra al frente Jaime García-Legaz, exsecretario de Estado de Comercio y hasta ese momento presidente de la Compañía Española de Seguros de Crédito a la Exportación (Cesce). Con una red aeroportuaria mundial de primer nivel, García-Legaz lo tiene claro: “La compañía debe ser cada vez más rentable, garantizando el buen servicio a nuestros clientes”. Y este objetivo se puede conseguir como se ha hecho hasta ahora: de la mano tanto del Estado como de los accionistas privados.

Cuando se sube a una nave a velocidad de crucero como Aena, ¿qué conviene hacer, una parada técnica para evaluar o echar más combustible y apretar el acelerador?
Lo que conviene, por prudencia, es tomarse algo de tiempo para aterrizar en la compañía, hacerse un juicio cabal de la situación y, cuando se tenga claro el diagnóstico, poner en marcha una hoja de ruta.

¿Cuál es la principal misión para un gestor de una de las joyas de la corona pública española? ¿Se seguirá profundizando en su privatización?
La compañía tiene una composición accionarial en la que el Estado mantiene un 51% y, por tanto, el control de la compañía. El restante 49% está en manos privadas. El Estado ha decidido no desprenderse de ningún porcentaje adicional de su participación por lo que, en los próximos años, seguirá siendo el accionista mayoritario. Personalmente creo que esto no es impedimento alguno para que Aena siga creciendo y mejorando sus cifras de tráfico, de ingresos y de resultados.

"En este momento todos los aeropuertos son necesarios"

Este 2018 va a ser su primer ejercicio completo como primer ejecutivo de Aena. ¿Cuáles serán sus principales líneas de actuación?
En el primer cuatrimestre del año vamos a aprobar el plan estratégico del cuatrienio 2018-2021 que va a marcar el camino por el que la compañía deberá avanzar en los próximos años. En el ámbito inmobiliario activaremos un plan muy ambicioso para aumentar la generación de valor de la compañía ya que, en los próximos años, vamos a incorporar unos terrenos de los que somos propietarios.

AENA, SIN BARRERAS
Explica Jaime García-Legaz que una de las prioridades en su agenda de trabajo es ofrecer una experiencia óptima a las personas con movilidad reducida. De hecho, desde 2008 Aena ofrece en todos los aeropuertos un servicio, denominado Sin barreras, destinado a aportar la atención necesaria a pasajeros bien con movilidad reducida, bien con discapacidad. “Estamos en la obligación de dar la mejor asistencia a estas personas, lo que nos ha llevado a mejorar la dotación de los contratos en estos servicios”, asegura, especialmente teniendo en cuenta que la evolución demográfica indica que cada vez habrá más personas que necesiten este tipo de actuaciones.

Aena ha cerrado 2017 con un récord histórico de casi 250 millones de pasajeros (+8,2%). ¿Estas cifras dependen principalmente del turismo o hay otros factores importantes? ¿Es sostenible este tipo de crecimiento en el tiempo?
El turismo es obviamente un factor importantísimo a la hora de explicar la evolución del tránsito de pasajeros, pero afortunadamente son cada vez más los motores de este tráfico que no pivotan exclusivamente en ese factor. España tiene ya más de 2.000 empresas multinacionales, 150.000 empresas exportadoras y es el segundo exportador de la Unión Europea por detrás de Alemania pero por delante de Francia, Italia o Reino Unido en términos de PIB. Este hecho está íntimamente vinculado con el récord de pasajeros y, además, refuerza la economía española a futuro.

¿Cómo se trasladan estas buenas cifras a los principales resultados de la compañía, tales como la facturación o el Ebitda, por ejemplo?
Aena sigue creciendo en ingresos, ajustando sus costes de operación y ampliando su Ebitda. Nuestro objetivo es que la compañía sea cada vez más grande, más rentable y que garantice el buen servicio que proporcionamos a nuestros clientes. De igual forma, hay variables que no están exclusivamente en la cuenta de resultados pero que, en mi opinión, son importantes de cara a la sostenibilidad de esas cuentas. Una de ellas es, por ejemplo, el hecho de que en nuestros aeropuertos, con la colaboración de Aena, operan las dos compañías aéreas que fueron las más puntuales en el mundo en 2017.

¿Qué puntos de mejora en la prestación de servicio y en la rentabilidad identifica como prioritarios?
El primero es garantizar servicios de calidad y de continuidad en materia de seguridad aeroportuaria. Nuestro objetivo es evitar, en la medida de lo posible, problemas al pasajero y, para ello, hemos mejorado la dotación de todos los contratos de seguridad en España. En segundo lugar tenemos que dar un mejor servicio a las personas con movilidad reducida ya que, debido a la evolución demográfica, cada vez son más las que transitan por nuestros aeropuertos. Por último, estamos mejorando sustancialmente la calidad de los servicios de restauración de los aeródromos, y esto se traduce, por ejemplo, en que estamos renovando los contratos y aumentando la variedad de la oferta. En todos los demás ámbitos vamos a hacer un esfuerzo por garantizar que, cuando un pasajero pasa por un aeropuerto de nuestra red, tenga la mejor experiencia de cliente posible.

¿Qué medidas puede tomar Aena para que todos los aeropuertos de la red contribuyan en proporcional pero igual medida a estos resultados positivos? ¿Son viables todos los aeropuertos españoles o algunos necesitan importantes medidas o, incluso, desaparecer?
Estamos muy satisfechos con la configuración actual de nuestra red aeroportuaria. Personalmente creo que España puede presumir no solo de tener una red de aeropuertos de primer nivel en todo el mundo en volumen de pasajeros, sino también de su funcionamiento. El transporte aéreo juega un papel fundamental en la vertebración territorial; en este momento todos los aeropuertos son necesarios. Además, hemos comenzado el año con una buena noticia: la incorporación del aeródromo de Murcia a nuestra red.

"No percibo el dilema entre los intereses públicos y privados en la gestión aeroportuaria"

Usted cuenta con una doble posición de gestor público e interlocutor de los grandes accionistas. ¿Cómo se concilian unos intereses que, a priori, pueden parecer contradictorios?
Tanto el Estado como todos los accionistas están alineados en un interés fundamental: que el tráfico y los ingresos aumenten, que la compañía crezca y que sea cada vez más rentable. Sinceramente, no percibo el dilema entre los intereses públicos y privados en la gestión aeroportuaria.

Pincha en la imagen si quieres ampliarla.

Aena es responsable de una de las infraestructuras más estratégicas y visibles del país. ¿Qué plan de inversiones se contempla para los próximos años y hacia qué tipo de mejoras se deben dirigir?
En nuestra red aeroportuaria se han invertido 12.000 millones de euros en un periodo de tiempo relativamente reciente y, por esto, creo que ahora mismo no se necesitan inversiones multimillonarias. Hay que recordar, además, que esas inversiones no salen de los presupuestos generales del Estado sino que las financian las compañías aéreas a través de las tasas y, por lo tanto, las acaba pagando el viajero. Por este motivo hay que ser muy cuidadoso a la hora de invertir, aunque es cierto que algunas infraestructuras son necesarias, como en el aeropuerto de Barcelona o de Palma, y las vamos a llevar a cabo. Hay que aprender de algunas lecciones del pasado y tener en cuenta que invertir por invertir no tiene demasiado sentido porque, al final, repercute en el pasajero.

¿Hacia dónde camina el aeropuerto del futuro?
Hacia uno digital en el que la relación con el pasajero esté marcada por el uso de las tecnologías de la información y de la comunicación. El smartphone va a facilitar muchísimo la experiencia del viajero como cliente. En este sentido, junto con Telefónica y Boston Consulting Group, estamos desarrollando una aplicación muy potente que va a permitir al usuario de un aeropuerto conocer desde la antelación con la que tiene que llegar o el punto de acceso más cercano hasta el hotel en el que se aloja, entre otras cosas.

¿Qué criterios utilizan en la actualización de las áreas de compras y recreo en los aerouertos españoles? ¿Existe alguno internacional que marque el paso en este terreno?
Aena forma parte de un club muy selecto formado por los cinco grandes aeropuertos europeos: Londres, París, Fráncfort y Ámsterdam. Este es un foro muy importante de colaboración en el que compartimos experiencias para aprender de las mejores prácticas de otros aeropuertos con el objetivo común de dar el mejor servicio al cliente.

"El plan estratégico debe definir si se debe continuar con el plan internacional, cómo hacerlo y dónde"

Da la impresión de que el conflicto con los trabajadores de seguridad de aeropuertos sigue larvado; por ejemplo, estas Navidades los trabajadores de Prosegur de Barajas intentaron ir a la huelga. ¿Qué está haciendo Aena para dar una solución definitiva a esta situación?
El Consejo de Administración de diciembre [de 2017] aprobó el lanzamiento de los nuevos contratos de seguridad en todos los aeropuertos españoles; esos concursos se han publicado ya y serán resueltos en los siguientes meses. La próxima temporada alta estarán en marcha esos contratos que contienen una dotación económica de un 35% superior y, por tanto, permitirán el pago de las nuevas condiciones salariales que se han acordado.

Sus antecesores en el cargo hicieron un importante esfuerzo en la internacionalización de la compañía. ¿Es en el mercado exterior donde Aena tiene su verdadero potencial de crecimiento?
Aena cuenta con una red aeroportuaria internacional que calificaría de modesta. Aunque es cierto que tenemos una participación del 51% en el aeropuerto de Luton, en el resto de la red exterior nuestras participaciones son minoritarias y tienen una dimensión limitada. El plan estratégico debe definir si se debe continuar con el plan internacional, cómo hacerlo y dónde.

¿Cuánto pesa la actividad internacional en los resultados de la compañía?
Nuestras filiales internacionales son rentables ya que nos están aportando facturación y beneficios y, entre ellas, cabe destacar Luton. Gracias a los cambios en la gestión que hemos puesto en marcha, junto con la inversión que se ha realizado allí, el tráfico se ha disparado y se han incrementado notablemente los ingresos.

Sin duda es pronto para hablar de legados pero, ¿qué Aena le gustaría entregar a quien le suceda?
Mi único objetivo es dejar la compañía un poco mejor de como me la encontré. Esto mismo es lo que han hecho todos mis predecesores en Aena y aspiro a no ser la excepción a la regla.