Antonio Catalán, empresario hotelero, ciclista y promotor de la Ruta Xacobea AC Hotels

891

COMPAÑEROS DE VIAJE. Este espacio presenta a los protagonistas del sector del viaje poniendo el foco en aquello que más nos caracteriza y diferencia: el factor humano.

Un líder a golpe de pedal

Por José María Paredes Hurtado

Antonio Catalán es una de las figuras más reconocidas del sector turístico español y del ámbito hotelero. Hoy es presidente de AC Hotels, grupo que cuenta con una cartera de 140 establecimientos, cerca de 15.000 habitaciones y 3.500 empleados y que está integrado desde 2010 en Marriott International.

Pero Catalán también es reconocido por su afición al ciclismo, un deporte que practica desde su etapa escolar, en su Navarra natal. Tanto que, actualmente, es el promotor de una clásica del calendario de junio, la Ruta Xacobea AC Hotels, que en 2018 ha cumplido su 28ª edición y que parte de tierras navarras para recorrer durante seis días el Camino de Santiago.

Este año, la prueba ha movilizado a más de un centenar de personas “porque todo tiene que estar perfectamente al detalle”, explica el fundador de AC Hotels. Un pelotón que suele congregar a aficionados muy diversos entre empresarios, políticos, “amigos históricos” y directivos, algunos, claro, de la cadena de hoteles: “Amar la bicicleta es un requisito imprescindible para formar parte de AC Hotels”, bromea. Desde su integración en Marriott es, asimismo, habitual la presencia de ejecutivos de este grupo, incluido su presidente. 

MUCHO MÁS QUE PEDALEAR
También participan varios deportistas, con algún profesional del equipo de la ONCE y de Miguel Induráin, el ciclista español más laureado, quien siempre que puede se enfunda de nuevo el maillot, dada la amistad que le une con Catalán, como evidencia una de las fotografías de su despacho. “El ambiente que se crea es extraordinario”, dice, orgulloso.

A pesar de ser una cita amateur, sus participantes vienen cada vez más preparados (“Muy preparados”, revela). Sus corredores además tienen la oportunidad de disfrutar no solo de la práctica deportiva, también del arte y de la historia de las zonas por las que transcurre. Y todo ello con “una gran camaradería y una mezcla muy divertida”, afirma.

La Ruta Xacobea AC Hotels sirve igualmente a sus integrantes para comprobar que “hay otro mundo, en el que la vida es dura y que, por ello, somos unos privilegiados”. Su pasión por la bicicleta, que le permite estar “en un perfecto estado de revista”, la ha transmitido a su mujer (“que hace la Ruta a la perfección”) y a su hija Carlota, que la edición pasada completó el recorrido junto a cuatro amigas.

La ruta también sirve para recordar los valores que suele mentar en la conversación el fundador de la marca AC Hotels: trabajo, sacrificio, esfuerzo y capacidad de superación, méritos que sitúan en la meta a los verdaderos líderes.