Los ‘travel-instagramers’ que crean tendencia

El sector se vuelca en ellos

406
Marina Comes (en la imagen) afirma que solo si el seguidor se inspira en su trabajo, su papel de ‘instagramer’ tiene sentido.

Mostrar al mundo la felicidad del viaje es una tentación humana, e Instagram, la red social que mejor lo hace. Pero solo hay un puñado de usuarios que llegan con sus fotografías a miles de personas. La elección de sus destinos y opiniones crean tendencia, una capacidad de influencia que algunos ponen al servicio de la empresa.

Por Raúl Alonso

Casi 13 millones de españoles contemplan el mundo a través de Instagram, y en ese maremágnum reinan quienes mejor han entendido el poder de esta red social. Son los influidores, que han convertido sus fotos y vídeos en una forma de mirar el mundo y, cómo no, en fuente de inspiración para la elección del destino vacacional.

El viaje, junto a moda, belleza y tecnología, domina la conversación social y, en lógica consecuencia, los instagramers más audaces en estas materias son los que mueven audiencias millonarias. Nadie duda de que en esta red social el turismo es protagonista. La pregunta es si el sector sabe sacar partido de esta confluencia de astros.

Marina Comes (@marinacomes) una travel-instagramer con una luminosa paleta de colores y más de 250.000 seguidores, es crítica con la capacidad de reacción de la industria local: “El problema es que hay destinos y marcas turísticas que sí han descubierto la importancia de estar presente en redes sociales, y se están llevando todo el pastel. Países como Indonesia, Filipinas, Jordania o Suiza, y podría citar más, son muy activos en campañas y hacen crecer sus números. Y lo mismo sucede con hoteles, cruceros, agencias de viajes y demás operadores turísticos que apuestan por hacer sus campañas de la mano de los influencers que mejor les funcionan”.

UN MARKETING DE DOS
Lo cierto es que todos están aprendiendo a utilizar esta nueva y poderosa herramienta de marketing. Ovunno, nombre del perfil del fotógrafo profesional Oliver Vegas, con más de 420.000 seguidores, recomienda a las marcas una buena selección del travel-instagramer: “En más de la mitad de las ocasiones, la marca no conoce a quién contrata, quiénes serán los receptores del mensaje y qué tipo de contenido comparte”. Vegas recuerda que si no se hacen los deberes se corre el riesgo, por ejemplo, de dirigirse a una legión de quinceañeros: “Lo único que verán es una suma de likes o comentarios bonitos a esa persona, pero que pueden o no haberse direccionado a la web de esa marca o destino”.

Pero también es importante que la marca confíe en el saber hacer del influidor. Lo recuerda Elena Ortega, una experta en recursos humanos, que atrae a más de 512.000 usuarios a su muro de Instagram bajo el romántico @misswinter: “Nadie mejor que el instagramer para saber qué gusta o no a sus seguidores. Sin embargo, es normal que la propuesta de viaje llegue pautada y tenga muy poco poder de decisión. Intervenimos casi en el eslabón final de la cadena y creo que podemos ayudar a satisfacer los intereses de todos los grupos implicados si se nos da más participación en la construcción de la propuesta de valor”.

El mutuo entendimiento se convierte así en imprescindible para que la colaboración empresa-instagramer rodee a la marca de experiencias llegando a la audiencia más receptiva. Y qué mejor manera de iniciar esa colaboración que conociéndolos. Por ello, en SAVIA hemos reunido a cinco de los travel-instagramers más activos, como muestra de la diversidad de trabajos e intereses que esta red social mueve.

1. @misswinter
+513.000 seguidores

“FILTRO MUCHO LAS COLABORACIONES QUE REALIZO”

Elena Ortega. “Tengo 44 años, estoy casada, y nací en Castellón. He vivido la mayor parte de mi vida en Valencia y Madrid, aunque actualmente lo hago de nuevo en Castellón. Viajo con frecuencia. Profesionalmente lidero proyectos de transformación cultural y de liderazgo desde una consultora global”.
¿Cómo nace @misswinter? “Publiqué por primera vez en abril de 2011 sin imaginarme el alcance que tendría Instagram. Me apetecía colgar fotos a modo de diario y aprender de otros”.
¿Consultora e ‘instagramer’ son compatibles? “Sí, aunque pierdes oportunidades de colaborar con marcas o de realizar viajes a los que te invitan sin antelación. Desde el principio Instagram lo tomé como un hobby; si hubiera querido que fuera algo más, a lo mejor habría tenido que elegir”.
¿Qué aporta Instagram al viaje? “Viajar con más información y conocer destinos. Si sigues a las personas adecuadas se convierte en una guía útil y honesta sobre hoteles, restaurantes, museos o tiendas. Y además obtienes información casi en tiempo real”.
¿Establecer una relación comercial no desgasta la credibilidad? “En mi caso creo que no, porque filtro mucho las colaboraciones que realizo y he construido una relación de confianza con mis seguidores basada en la transparencia y la honestidad”.

2. @Ovunno
+420.000 seguidores

“ESPAÑA TIENE QUE APRENDER A VENDER CONTENIDO MÁS CREATIVO”

Oliver Vegas. Este barcelonés que entra en sus 40 años heredó la pasión viajera de la afición de sus padres por los parques naturales. Quizá por su don de gentes, este fotógrafo se definía “anti-redes sociales” hasta que conoció Instagram y entendió que le permitía “mostrar su trabajo al mundo”.
¿Qué aporta la visión del ‘travel-instagramer’? “Para las empresas es beneficioso porque existen lugares que no son tan visitados o desconocidos, o porque tienen la oportunidad de mostrar, por medio de grandes creadores de contenido, situaciones, lugares o costumbres de un modo más atractivo”.
¿Se puede vivir de ‘travel-instagramer’? “En mi caso muchos de los viajes no son solo para promocionar un destino; son para hacer otro tipo de trabajos. Hay gente que vive y otra que no, porque no todo es contenido pagado. Existe es un intercambio de intereses”.
¿Cómo es su relación con las marcas? “Tengo la suerte de que muchas admiran mi trabajo, y eso da la oportunidad de crear contenido diferente. Mi audiencia sabe lo que hago, el tipo de vida que llevo y cómo lo expreso; por eso es importante que el acuerdo sea el de crear y mostrar a mi manera con las bases que el cliente quiere. Eso se traduce en algo real, y la audiencia sabe que no le engaño”.
¿Cómo se promociona el destino España? “Todavía le queda mucho por aprender de otros países que han avanzado explotando un contenido mucho más creativo y de calidad”.

3. @marinacomes
+250.000 seguidores

“HAY FOTOS QUE PONEN UN DESTINO EN EL MAPA”

Marina Comes. “Nací en Tarragona, aunque llevo 14 años en Barcelona y la considero mi casa. Soy abogada mercantilista, hablo cinco idiomas, he sido buena estudiante, he trabajado en grandes empresas y nunca imaginé que acabaría como travel-instagramer; pero así es la vida. De repente apareció y me permitió compartir todo aquello que me llenaba, y lo que hasta entonces había sido un hobby es, tres años después, mi trabajo”.
¿Por qué engancha? “Porque no hay guiones ni ensayos; comparto la realidad de mis viajes y aventuras”.
¿Se puede vivir como ‘travel-instagramer’? “Cuando llegas a un cierto nivel, sí: todo depende de la calidad de tu contenido y del alcance que tengas”.
¿Qué ofrece a las marcas? “Hay fotos que te impactan y ponen un destino en el mapa. Ofrezco contenido audiovisual de calidad; visión de la realidad de un viaje a través de vídeos y fotos que permiten que el seguidor se haga una idea de lo que ofrece; y difusión a través de una audiencia numerosa y especializada. Jugamos un papel fundamental en la fase de decisión del viaje; Instagram es una fuente de inspiración”.
¿Cómo colabora con las marcas? “Intento centrarme en las que encajen de manera natural con mis viajes, fotografías y estilo de vida. Aunque tengo que sacar adelante mi negocio, soy muy exigente, y por eso rechazo propuestas: todo funciona mejor cuando lo que compartes es real”.
¿Qué ha aprendido de sus seguidores? “Sin toda esa gente que me sigue y me utiliza como referencia para planear sus viajes, yo seguiría siendo la abogada que era. Esa relación lo es todo, es lo que te convierte en un buen influencer”.

4. @juanjofuster
+73.000 seguidores

“INSTAGRAM ES UNA RED QUE PERMITE SECTORIZAR”

Juanjo Fuster: Ganar un concurso de instagramers organizado por la Agencia Catalana de Turismo animó a este fotógrafo nacido en Flix (Tarragona) a potenciar su actividad en la red social. Enamorado del delta del Ebro, su objetivo se crece ante los espacios naturales. Vive en Tarragona y trabaja como diseñador desde hace 21 años: “La fotografía y los viajes son pura diversión para mí”.
¿Qué aporta el ‘travel-instagramer’? “Inmediatez. Y además ha cambiado el lenguaje fotográfico de muchas personas al estar en continuo contacto visual con otros usuarios, pero desde Instagram cada uno transmite sus propias experiencias”.
¿Fotografiar naturaleza es menos rentable que la moda? “Instagram es una red que permite sectorizar, y mi público no tiene por qué ser fan de la moda, son dos estilos de fotografía muy diferente pero, a la vez, pueden ser complementarios”.
¿Qué colaboración mantiene con las marcas? “Cuando una empresa turística contacta conmigo dejo claro que yo no quiero dinero, solo quiero vivir la experiencia para poder contarlo a mis seguidores a través de mis redes”.
¿Qué tendencias van a dominar el turismo? “Ya están aquí: las experiencias singulares, en las que el viajero se lo configura todo seleccionando la oferta él mismo”.

5. @lamochiladesara
+62.500 seguidores

“APORTAMOS PUBLICIDAD MENOS AGRESIVA QUE EL ANUNCIO”

Sara Caballero. Valenciana residente en Madrid, ha encontrado en Instagram una manera de escapar de la “aburrida” oficina, a la que parecía predestinada tras sus estudios de Administración y convertir el mundo en su escenario laboral: “Viajando es como más libre y viva me siento”. Aunque no lleva muchos meses dedicando todos sus esfuerzos a esta red social y a otras como YouTube, con la que prueba suerte, aspira a que pronto su afición se convierta en su modo de vida.
¿Hay mucho postureo entre los ‘travel-instagramers’? “Es algo polémico porque hay gente que ya no viaja para descubrir o explorar, sino para la foto y atraer seguidores. No es mi caso”.
¿Qué aporta a la industria turística? “Muchas personas confían en nosotros a la hora de elegir destinos. Podemos aportar publicidad de forma menos agresiva que el anuncio; creo que es la principal razón por la que se nos contrata”.
¿Cómo trabaja con las marcas? “Suelo colaborar mediante viajes, experiencias o eventos para enseñarlos según mi visión. Para mí es importante identificarme con la marca, el trabajo sale mejor, fluye más y el resultado funciona mejor”.
¿Envidia la relación del sector moda con sus influidores? “El turismo debería aprender que, detrás de cada viaje, aunque sea patrocinado o invitado, hay muchas horas de trabajo. Y, en algunos casos, las colaboraciones deberían ser remuneradas como pasa en la moda o en la cosmética”.