Otoño en Transilvania

330

EN LAS PROFUNDIDADES DE LOS BOSQUES RUMANOS AÚN RESUENAN LAS VIEJAS HISTORIAS DE ASALTOS.

Llegará pronto el otoño y algunas zonas de Rumanía se teñirán de silencio, misterio y vientos silbantes. Espesuras de abetos, robles y hayas como las del bosque de Bogata, en las profundidades de Transilvania, 85 kilómetros cuadrados de paraíso para jabalíes, osos, linces, zorros, lobos y ciervos. Un área protegida que fue barrera natural contra el Imperio Romano en el siglo II y terrible lugar de asaltos en la Edad Media. Viajeros y comerciantes se desplazaban entre Brasov, Sighisoara y Rupea acechados por implacables ladrones en caminos inciertos que hoy, a vista de dron (captados por el fotógrafo Calin-Andrei Stan), muestran su cara más amable.