30 años: vivir, soñar… despertar

489
Fernando Cuesta, director general de Amadeus España.

Fernando Cuesta, director general de Amadeus España.

Si echo la vista atrás tres décadas, veo un sector, el del viaje, que ha experimentado una verdadera revolución de la que todos hemos sido testigos. Y en medio de todo ello, protagonizando y haciendo posibles muchos de los cambios, veo un grupo de grandes profesionales con una confianza ciega en un proyecto de futuro incierto. Horas y horas de trabajo y miles de kilómetros recorridos para lograr un objetivo común: construir la mejor manera de conectar el mundo del viaje.

Ese proyecto, como pueden imaginarse, no es otro que Amadeus. El 21 de octubre de 1987 la compañía fue creada oficialmente por un consorcio de aerolíneas (Iberia, SAS, Lufthansa y Air France) y por un equipo humano movido por su pasión por los viajes, la tecnología y por una firme voluntad de proporcionar el mejor servicio a agencias de viaje, aerolíneas y el resto de empresas que trabajan para mejorar la experiencia de los viajeros.

Un mes después de su creación, gran parte del capital social aportado –cien millones de dólares– fue destinado a la adquisición de un centro tecnológico que tenía que ser capaz de absorber el máximo número posible de reservas de billetes de avión y soportar la conexión de 4.500 agencias de viajes en Europa.

Miramos el pasado con orgullo y el futuro con muchísima ilusión

Era el embrión del que sería el mayor centro de datos civil del mundo, que a día de hoy procesa 2.600 millones de transacciones al día y que ejemplifica el que es, junto al talento de las personas, el otro puntal de la compañía: la inversión continua en tecnología. Así, 30 años más tarde, Amadeus es una de las únicas siete compañías de origen español incluidas entre las mil empresas que más invierten en I+D en todo el mundo (4.000 millones de euros desde 2004) y el líder europeo en I+D en el sector del viaje.

Aquel sueño se forjó, como les comentaba, en 1987, cuando en España solo veíamos dos canales de televisión, cuando el mundo era analógico y sin móviles, cuando el papel de los billetes de avión se guardaba en las cajas fuertes y era impensable acudir al aeropuerto con el DNI como único documento…

Pero esa es la vocación secreta de los sueños: despertar de ese sueño imposible y hacerlo realidad al crear el primer PNR, los primeros sistemas de inventario y control de embarque para aerolíneas, el primer billete electrónico, la primera web de e-commerce de una línea aérea o el primer aeropuerto con los datos alojados en la nube. Al fin y al cabo, la posibilidad de realizar un sueño es lo que hace que la vida sea interesante.

Estos meses estamos mirando el pasado con admiración y orgullo, aunque les confieso que en Amadeus pensamos siempre en el futuro.  Porque, casi 11.000 días después de aquel 21 de octubre de 1987, el legado de tantos hombres y mujeres que han formado parte de esta compañía nos indica el camino a seguir en adelante. Un camino en el que la tecnología volverá a revolucionar la experiencia de viaje tanto o más que como en su día lo hicieron Internet, las agencias de viaje online, las aerolíneas low cost, el billete electrónico o la tarjeta de embarque en el móvil.

Nos aguardan, pues, 30 años de nuevos sueños que algún día no lejano cumpliremos. Deseamos seguir anticipando el futuro junto a todos ustedes porque, como diría Antonio Machado, que sirve de inspiración del título de este editorial: “Si es bueno vivir, todavía es mejor soñar y, lo mejor de todo, despertar”.