Hasta pronto y hasta siempre

2642
PdVilliers_2013.jpg

Paul de Villiers, director general de Amadeus España.

Los españoles tienen formas curiosas de despedirse. Adiós, hasta siempre, hasta nunca, hasta ahora, hasta pronto, hasta luego… No se habrán parado a pensarlo, pero para un extranjero como yo no es sencillo elegir la despedida idónea en cada contexto. Con el tiempo uno aprende que ‘adiós’ se usa, pero poco; que ‘hasta nunca’ jamás debe decirse; que ‘hasta siempre’ denota el fin de una etapa, y que con ‘hasta ahora’ volveremos a vernos en pocas horas. Tardé en ser consciente de que ‘hasta pronto’ implica la intención de volver a reunirse en breve, pero aprendí rápidamente que los españoles, sobre todo los madrileños, utilizan ‘hasta luego’ tanto si se van a ver en tres minutos como dentro de dos años…

Despedirse no es fácil en español, pero hoy me doy cuenta de que, en sí, lo que no es sencillo es despedirse. El 31 de diciembre dejo el timón de Amadeus España en busca de nuevos retos que me llevan a dirigir la región de África para Amadeus IT Group. Una nueva etapa que me va a permitir trabajar en estrecha relación con Sudáfrica, mi país de origen, y con otros 47 mercados del continente africano. Viajaré mucho (dicen los más castizos, entre los que yo ya casi me incluyo, que tanto como el baúl de la Piquer), pero –he aquí la otra gran ventaja– ubicado en las oficinas centrales de Amadeus en Madrid. Continuaré pues en España, mi país de adopción, donde ha nacido y crecido mi familia y donde he hecho tantos y tan buenos amigos, entre ellos Gilda, mi asistente personal y mano derecha, que me acompaña en esta nueva aventura profesional y cuya colaboración y dedicación nunca agradeceré lo suficiente.

Ha sido un enorme privilegio trabajar en Amadeus España durante estos casi 10 años: nueve años y medio en los que nuestro sector ha cambiado enormemente. Juntos hemos vivido el fin del papel en los billetes (¡y pensar que hace no tanto andábamos a vueltas con las impresoras ATB!), hemos afrontado la comisión cero, la eclosión del comercio electrónico, las aerolíneas de bajo coste y la revolución móvil.

[quote_left]Gracias por haberme hecho sentir acogido y, en muchos casos, querido[/quote_left]

Estos y otros acontecimientos se repasan precisamente en esta edición de SAVIA, que no cumple 23 años –como yo desde que entré en Amadeus–, sino 25: un cuarto de siglo al servicio de la actualidad del viaje y del turismo. Para mí ha sido un placer estar vinculado a esta gran revista, que sé que esperáis y valoráis, y compartir ideas y reflexiones desde esta página durante la friolera de 97 ediciones.

Por todo el tiempo que hemos pasado juntos, quiero que el editorial de hoy sea en realidad un agradecimiento. A los que apostaron por mí, al extraordinario equipo de Amadeus España, y a un sector, el de las agencias de viaje españolas, que me ha hecho sentir siempre acogido y, en muchísimos casos, querido.

Ojalá el viaje les sea propicio; formamos parte de un sector fascinante: increíblemente dinámico y que ayuda a las personas a cumplir sus sueños y sus objetivos. Yo me despido con un ‘hasta pronto’ porque sé que muchos de nosotros seguiremos coincidiendo. Pero también pronuncio un ‘hasta siempre’; finaliza una etapa, pero lo que no se acaba es el recuerdo de lo vivido junto a todos vosotros.