Francisco Sierra

1173

El ‘crowdlending’, financiación para las pequeñas pymes

Esta podría ser la historia de David contra Goliat. Por un lado, está el pequeño empresario español del sector turístico: una pyme en un sector muy atomizado. Agencias de viajes, hoteles, alquiler de coches y un sinfín de actividades relacionadas, desde buscadores online de cruceros hasta consultores especializados son algunos ejemplos. Por otro lado, están los gigantes turoperadores europeos con un poder de compra concentrado y una inigualable capacidad negociadora. Como consecuencia, los márgenes de explotación de las pymes turísticas españolas se han resentido. Por eso, a pesar del aumento de la actividad y la gradual recuperación de precios que han permitido a más de un 80% de las firmas turísticas mejorar sus ventas en 2015, persiste un problema. ¿Cómo se financian estos pequeños empresarios?

La gran mayoría de estos héroes acude a su banco de toda la vida, donde un Goliat financiero también les trata de forma desigual. Comisiones repentinas o excesivas, obligatoriedad de contratar un sinfín de productos no siempre necesarios, eternos plazos para conseguir un préstamo o condiciones desproporcionadas para abrir una línea de crédito. Con estos mimbres, el pequeño empresario del sector turístico busca cada vez más formas de financiación alternativas a la banca si quiere capital para impulsar su negocio, expandir su actividad o aliviar tensiones de tesorería. Parece que algunos bancos tradicionales ignoran que la actividad turística es una gran parte de la economía de nuestro país, con más de un 10,2% del PIB y un 11,39% del empleo.

CRÉDITO, ‘LEASING’ Y ‘FACTORING’
Las fuentes de financiación no bancaria más habituales que ayudan a las empresas del sector turístico son el crédito comercial, el leasing o arrendamiento financiero, el factoring o cesión de facturas y el crowdlending, término que hace referencia a los préstamos de inversores privados para pymes. Estas cuatro variantes tienen cada vez mayor aceptación entre los pequeños empresarios y suponen una inestimable ayuda para aquellos davides que quieren depender cada vez menos de los goliats.

Es una modalidad de préstamos ‘online’ por la que las pymes pueden acceder a la financiación gracias a miles de inversores privados e institucionales

Todas las alternativas tienen ventajas y desventajas pero, en general, ofrecen buenas condiciones para las pymes turísticas. El crédito comercial mejora el flujo de caja y es de disponibilidad inmediata, pero puede tener costos inesperadamente elevados e incrementar el perfil de riesgo crediticio de la empresa. El leasing, arrendamiento financiero con una opción de compra final por parte de la empresa, reduce el riesgo crediticio, es flexible y está exento de impuestos, pero es más costoso y solo se accede a la propiedad del bien una vez terminado el contrato. En el factoring, la empresa cede las facturas que tiene contra un cliente a una entidad financiera. Esta modalidad es interesante para compañías que no emiten o no aceptan efectos comerciales como medio de pago y reduce el riesgo de insolvencia y el balance, pero es más caro y altamente burocrático.

opinion-50-2

ANÁLISIS DE RIESGO EN 48 HORAS
Finalmente, el crowdlending es la opción que más está creciendo y mayor aceptación tiene entre los pequeños empresarios, a pesar de ser revolucionaria y todavía poco conocida en España.

Pero ¿qué significa crowdlending? Es una modalidad de préstamos online por el que las pymes pueden acceder a la financiación que necesitan gracias a miles de inversores privados e institucionales. Es un método rápido, con análisis de riesgos en menos de 48 horas; flexible, sin comisiones por cancelación anticipada, y transparente, con una única comisión. Funciona a través de plataformas online y está pensado para pequeñas empresas del sector turístico con más de dos años que no tengan impagos.

Algunos ejemplos de financiación con crowdlending, a través de Funding Circle, han sido, por ejemplo, el de Aethalia Viajes y Cruceros, que lanzó el conocido portal Solocruceros.com y consiguió 35.000 euros de 14 inversores privados para internacionalizar su negocio con éxito; o el de Costas de Galicia, que buscaba liquidez para contratar paquetes vacacionales y obtuvo 200.000 euros de 44 inversores para cumplir con sus planes. Por su parte, Menyber Global Services recibió un préstamo de 100.000 euros de un gran fondo de inversión para aliviar las tensiones de liquidez de MB Boutique Hotel, en Nerja, en apenas unos días.