Manuel Figuerola Palomo

1842

Hacia un nuevo modelo turístico

Hoy puede ser un buen momento para poner en práctica nuestra capacidad crítica y reconocer algunas ineficiencias que el turismo español ha mostrado en su ya larga historia. Pero ello requiere el compromiso de Comunidades Autónomas, sociedades y Gobiernos que, en el marco de su responsabilidad, generen, apliquen y supervisen reglamentos y normas adecuadas y actualizadas que garanticen, junto con las prácticas turísticas, los derechos de las poblaciones autóctonas y de las comunidades locales. Se trata de favorecer un desarrollo en equilibrio, fomentando el logro del máximo beneficio y la creación del empleo.

Como se analiza en el proyecto La eficiencia del modelo turístico español, cofinanciado por el Fondo Social Europeo, junto a la prioridad de los principios de la sostenibilidad que hubieran debido regir, el crecimiento turístico tendría que haber exigido mayor dedicación de medios técnicos y económicos para llegar a desarrollar un turismo estructurado. Sin embargo, se impusieron otras prioridades, que condujeron a un turismo residencial masificado y poco eficiente en lo económico. Una mayor diversificación de la demanda y un uso más vigilante de la oferta hubiesen ensanchado los mercados, incluso de manera lineal, ampliando las ocupaciones de la oferta en temporadas específicas no características del momento estacional y abriendo otras alternativas que hubieran influido en una estructura más eficiente.

[quote_left]Se ha de conseguir que la capacidad de un destino para atraer turismo se realice de manera eficiente[/quote_left]

RETOS DE FUTURO
Como consecuencia, la mejora futura de nuestro turismo deberá apoyarse en el cambio de objetivos y en políticas de desarrollo más exigentes, justificada en tres razones principales:

a) Justificación económica. Lo que significa elevación de la tasa de crecimiento de la actividad productiva, no sometida a un mayor número de turistas, sino a un mayor rendimiento económico. Manteniéndose como suficiente, deberá tener un crecimiento medio real anual del 5%.

b) Conveniencia social, pues solo el turismo de manera sensible –y algún otro sector de proyección internacional– tiene capacidad para crear valores significativos en la generación de empleos.

c) Oportunidad política. El sistema turístico debe tener capacidad de intervenir en el urgente proceso de remodelación política y articular en términos económicos y sociales la estructura territorial española del futuro.

Se ha de conseguir que la capacidad de un destino para atraer turismo se realice de modo eficiente. Ello se logrará forzando la competitividad que se desea para los productos, servicios y destinos turísticos españoles, gestionándola desde una posición que configure la atracción, valorando especialmente la mayor satisfacción que perciba el consumidor/turista.

El proyecto que se recomienda para realizar en los próximos años consiste en construir, para un conjunto de destinos turísticos, un cuadro de indicadores de competitividad, que proyecten con firmeza y calidad la capacidad relativa de atracción y excelencia de cada núcleo, entorno o prestación turística. Tal iniciativa permitiría conocer mejor la demanda y valorar, igualmente, el posicionamiento de todos los competidores que concurran a iguales mercados.

opinion-44-2

Es el momento de aprovechar las ventajas implícitas que provoca una transformación de viejas rutinas. En estos días no se pueden perder oportunidades ante la urgencia de alterar el uso y aprovechamiento de los recursos. Todos los elementos de la estructura son susceptibles de imponer modificaciones de mejora, de retirar variaciones de tendencias agotadas, correctores de derivas sin horizonte. En el modelo que proponemos desde los agentes dinamizadores y productores que intervienen en la creación de servicios y productos turísticos se habrán de interpretar tres acciones que son previas a la decisión de aplicar la capacidad innovadora que toda entidad posee:

a) Es necesario asumir con actitud convencida la estrategia del cambio y, con absoluta certidumbre, la consecución de ventajas con la transformación realizable.

b) Es fundamental contar con fondos de gestión o dotaciones económicas suficientemente holgadas para introducir aquellos procesos de innovación que se consideren justificados.

c) Es oportuno imponer en toda unidad productora una comisión que tenga la competencia de crecer y desarrollar la capacidad innovadora.

Una prueba de las posibilidades que ofrece la decisión de innovar, mejorando desequilibrios en los desarrollos turísticos, será la construcción de una matriz de innovación que, cruzando instrumentos y espacios de innovación, ofrecerá una gama diversa de combinaciones que se pueden inventariar. Su selección podrá ayudar a mejorar posiciones en crisis de empresas e instituciones relacionadas con el movimiento turístico. Se considera que las opciones y las alternativas son muchas, tal como puede observarse en la expansión de los mercados turísticos emergentes.