Antonio López de Ávila

1237

La gestión inteligente

La velocidad e intensidad de los cambios de las TIC han influido profundamente en la sociedad y en la mayor parte de las actividades económicas, entre ellas, el turismo. Tras la creación de las webs, primero, y de la incorporación de los motores de reserva y venta, después (que supusieron un gran avance de cara a la comercialización de productos y servicios turísticos), el principal reto que todos tenemos es la llamada III Transformación Digital. Este nuevo paso consiste fundamentalmente en dotar a empresas y destinos de inteligencia, con la creación de sistemas que faciliten la toma de decisiones y repercutan en la mejora de la experiencia turística. Frecuentemente, no se toma una decisión adecuada por carecer de datos adecuados, o por la dificultad de analizarlos a tiempo. Estos sistemas supondrán ser más eficientes en la gestión, diferenciar nuestra oferta y, sobre todo, ser más rentables y más competitivos.

Es una herramienta de análisis multidimensional que permite, basado en el análisis exhaustivo de distintas fuentes de información seleccionadas en función de las necesidades, idiosincrasia y estrategia del territorio, la gestión de los destinos con datos y no por intuición. Es un modelo de gestión de información basado en tecnología de business intelligence sobre big data, cuyo valor fundamental es la capacidad de generar automáticamente información de utilidad, válida, fiable y a cualquier nivel territorial (desde una calle a una región o a todo el país) para ponerla al servicio de todos los actores de un destino turístico (open data).

El SIT es una herramienta de análisis multidimensional que permite la gestión de los destinos con datos, y no por intuición

MÁS FUENTES, MENOS COSTE
En la actualidad, la habilidad para competir con otros se basa, principalmente, en la capacidad de diferenciarse apoyándose en el análisis de la información para generar conocimiento, crear ventajas competitivas y nuevas oportunidades. Y para ello ya no hace falta ser un estadístico ni analista de datos, sino contar con sistemas que sepan dónde captar esos datos que pueden influir en nuestros destinos y empresas, gestionarlos y darnos una respuesta rápida y muy visual a las cuestiones que nos importan.

opinion-53-2

Uno de los mayores logros durante el desarrollo y la puesta en marcha del SIT ha sido la identificación, generación e integración de nuevas fuentes de datos a un coste menor, que nos permitirán entender por primera vez y con gran exactitud qué piensan, qué hacen y cómo impactan realmente los más de 110 millones de visitantes (turistas y excursionistas) que tiene nuestro país: previsión de llegadas de visitantes y turistas con meses de anticipación; percepción del destino/empresa (antes, durante y después de la visita); expectativas de actividades y experiencias que desean vivir en los destinos antes incluso de que lleguen; perfil de consumo y gasto generado a través de las tarjetas de crédito; estimación de precios y oferta hotelera; reputación online; movilidad de los visitantes en los destinos; análisis de los flujos hacia los recursos turísticos más y (quizá los más importantes) menos vistos…

ADAPTACIÓN COMPLETA
La tecnología no es el fin, sino un medio. Por ello, Segittur ha implementado el sistema haciendo uso de distintas soluciones, basadas en tecnologías de última generación: tecnología propietaria (Microsoft) y de software libre (Pentaho). El panel de control, además de mucha información visual a modo de gráficos, incluye un indicador sintético numérico, calculado en base a un algoritmo matemático, que permite determinar la evolución del funcionamiento del destino-ciudad desde una perspectiva turística, disponiendo de mucha información por categorías, con gran nivel de detalle y totalmente geolocalizada.

El desarrollo del SIT ha culminado en una herramienta capaz de amoldarse a las necesidades de información de cualquier destino turístico, constituyéndose como principal fuente generadora de inteligencia y conocimiento turístico a nivel local. De hecho, y al igual que ahora nos resulta difícil pensar en cómo era nuestra vida sin Internet o sin teléfonos móviles, dentro de unos años, en el mundo del turismo, no entenderemos cómo éramos capaces de gestionar destinos y empresas sin disponer de la información que nos proporcionarán estos sistemas de inteligencia turística.