Toda la vida por delante

388
Fernando Cuesta, director general de Amadeus España.

Fernando Cuesta, director general de Amadeus España.

Aseguran los libros de citas y los libros de autoayuda que hoy es el primer día del resto de nuestra vida, y la aseveración no puede ser más cierta. Aquí estamos nosotros, recién cumplido nuestro 30 aniversario, pero con toda la vida por delante, exactamente igual que cada uno de nosotros: con nuevos desafíos, nuevas oportunidades y nuevas necesidades que surgen de un entorno y de unos clientes que no dejan de transformarse y estimularnos.

El sector del viaje está en plena expansión y efervescencia. Es maleable como pocos e, incluso con su madurez, experimenta un crecimiento que el World Travel Forum cifra en un 4% anual para los próximos 10 años. La distribución turística tendrá un papel clave en este crecimiento, y participará de él en buena medida. En la actualidad, un 50% de las ventas de las aerolíneas, incluidas las low cost, se realizan a través de agencias de viajes y la rentabilidad del canal indirecto, que Amadeus cifra en un 34% superior a la venta directa, es una realidad indiscutible.

El panorama, claramente favorable, no está exento de retos. El primero de ellos se encuentra, precisamente, en el último eslabón de la cadena: el propio viajero, cuyos usos, costumbres, demandas y preferencias varían a una velocidad que no ha hecho más que acelerarse en los últimos años. No hemos terminado de diseccionar el perfil de los millennials cuando ya hemos de empezar a poner el foco en los miembros de la Generación Z, a quienes dedicamos un reportaje en este número de SAVIA y que, como verán, cuentan con unas peculiaridades que obligarán a un nuevo replanteamiento de nuestras estrategias como sector.

Los viajeros demandan consistencia, transparencia y libertad de elección

La tecnología seguirá siendo facilitadora y, al mismo tiempo, desencadenante del cambio. Procedimientos tan conocidos como los programas de fidelización de viajeros, los check-in en aeropuertos y hoteles, los controles de seguridad o el rastreo de equipajes serán reinventados gracias a la tecnología blockchain. Los más de 25.000 millones de objetos conectados a Internet con los que contaremos en 2020 (apenas en un par de años) redefinirán los conceptos de multicanalidad y omnicanalidad, multiplicando exponencialmente las posibilidades de acceso al contenido.

Proveedores e intermediarios readecuarán previsiblemente sus estrategias, y habremos de ser ágiles y flexibles para que cada pieza encaje y para que el valor que aporta el ecosistema del viaje al viajero siga siendo muy superior al valor de la suma de las partes. Buen ejemplo de ello es la tan comentada NDC, un nuevo protocolo de acceso al contenido de las aerolíneas que es la palanca para un cambio de modelo tecnológico y comercial.

Desde Amadeus seguimos trabajando con las aerolíneas y agencias de viaje para integrar el contenido NDC en nuestro sistema teniendo en cuenta las necesidades de todas las partes, porque los viajeros de hoy en día y, a buen seguro, los del futuro, demandan consistencia, transparencia y libertad de elección, y todos los integrantes de esta industria habremos de trabajar siempre con la mirada y el empeño puesto en esa dirección.

Sí, cada día es un nuevo día y cada proyecto es un nuevo comienzo, pero eso es, precisamente, lo fascinante de esta industria. Tenemos toda la vida por delante y mucho, muchísimo que ofrecer a todos los que integran la enorme familia del turismo.