Paloma Gracia

1059

El vídeo como acción estratégica de venta

El vídeo ha irrumpido con fuerza en el mundo del marketing online para suplir dos importantes carencias de nuestra época: el tiempo y la credibilidad. Con un vídeo transmitimos experiencias, sensaciones y emoción. Con un vídeo conseguimos vender una experiencia turística antes siquiera de que un turista llegue a su destino. Imagine las posibilidades de captación y diferenciación que este formato ofrece en un mercado tan hipercompetitivo y saturado como es el turismo. Si una imagen vale más que mil palabras, imagínese mil imágenes seguidas en movimiento.

Para entender la importancia real del vídeo en cualquier estrategia de venta digital solo tiene que echarle un vistazo a su muro de Facebook, un contenido que cada vez está más animado. Y es que, desde que esta red social incluyera la reproducción automática de vídeo y archivos GIF, además de darles mayor visibilidad que a otros contenidos, cada vez son más las marcas y usuarios que hacen uso de este tipo de contenidos para contar su historia.

Y hay más datos: cada día, más de cien millones de usuarios consumen vídeos en Internet. Una audiencia que triplica a la de cualquier canal de televisión en prime time (el minuto de televisión más visto en la historia de España reunió tan solo a 15 millones de espectadores). YouTube genera el 30% de las búsquedas de Google, convirtiéndose así en el segundo buscador de la red. Si a todo esto le sumamos que, según predice Robert Kyncl (vicepresidente de YouTube), el vídeo llegará a concentrar el 90% de todo el tráfico de Internet, solo podemos prever que la imagen en movimiento transformará nuestra forma de vender en Internet y es mejor no quedarse atrás.

Cualquier marca turística que quiera potenciar la venta ‘online’ debe hacer que el vídeo forme parte de su estrategia de contenidos y de promoción digital

Se trata de una tendencia que afecta de forma muy particular al sector turístico, ya que el nuevo turista, aquel que planifica su viaje de forma independiente en base a la información que recopila en la red, es un ávido consumidor de vídeo. Google publicó, hace un par de años, un estudio superinteresante sobre el comportamiento de los viajeros en Internet en el que desvelaba que el 45% de los que viajan por ocio, el 72% de los que lo hacen por negocio y el 74% de los viajeros del sector lujo que vieron un vídeo turístico mientras planificaban su viaje acabaron reservando. Si hacemos la media, más del 50% de los usuarios que vieron un vídeo de una marca turística durante su proceso de compra online visitaron la web y acabaron comprando.

EL FENÓMENO ‘YOUTUBER’
Lo más curioso de todo esto es ver quiénes son aquellos que producen la mayor parte de los contenidos en vídeo de Internet, y no son las marcas, sino los usuarios. Tanto los normales y corrientes que cuentan, por ejemplo, sus vacaciones en familia, como los conocidísimos influencers: gente desvinculada, en un principio, del mundo de la comunicación y del marketing, que decidieron, un día, contar su historia frente a una cámara. Una afición que han convertido en su profesión, en su forma de vida, gracias a que definieron una línea editorial con personalidad propia y a la generación de contenido de forma regular. Tanto que ya se les conoce con un nombre propio: youtubers.

opinion-52-2

Así, sus canales de YouTube concentran a inmensas comunidades de seguidores que consumen de forma casi religiosa el contenido que publican semana a semana y, lo más importante, con una credibilidad e influencia que, en la práctica, ningún anuncio o contenido corporativo logrará tener jamás.

El turismo es, sin duda, uno de los sectores que mayor provecho le está sacando al fenómeno youtuber. Según @Dulceida (500K seguidores en YouTube, 855K en Instagram y 70K en Twitter), en su trabajo colabora con muchas marcas, pero cuando más disfruta es a la hora de trabajar con empresas turísticas. Y es que se organizan viajes en grupo para youtubers en los que se les ofrecen experiencias únicas para que lo cuenten a sus seguidores en directo y desde una perspectiva 100% experiencial.

Una promoción experiencial y en vídeo, gracias a la que una marca turística llega a una audiencia interesada y real, a la que le vende su producto de una forma única y veraz.

Así, la irrupción del vídeo en Internet no es una moda pasajera, sino la evolución natural de los contenidos digitales. Cualquier marca turística que quiera potenciar la venta online debe hacer que el vídeo forme parte de su estrategia de contenidos y de promoción digital no como acción puntual, sino como acción estratégica.