El ‘mainframe’ gana con los años

422

Estas máquinas se encuentran presentes en 92 de los 100 principales bancos mundiales y en 23 de las 25 aerolíneas más importantes del planeta. Para algunos, son los dinosaurios de la informática; para la mayoría, los sistemas que permiten al mundo seguir girando.

Por Lola Sánchez

También conocidos como “grandes ordenadores centrales”, los mainframes son las máquinas que hacen funcionar al mundo. Procesan un sinfín de actos cotidianos como consultar el saldo en un cajero automático, formalizar una póliza de seguros o mirar la previsión meteorológica en nuestro móvil; y lo hacen con unos niveles de fiabilidad que rondan la perfección.

Damos por hecho que estos servicios están ahí, pero habría que preguntarse: ¿qué hace posible que todos estos servicios estén disponibles las 24 horas del día? La razón principal es que los datos constituyen el activo más valioso de cualquier negocio, y los más importantes se encuentran en el mainframe, una tecnología desarrollada por la compañía IBM hace aproximadamente 60 años, que está presente en todos los ámbitos de nuestras relaciones como ciudadanos y/o consumidores: gobiernos, bancos, aseguradoras, líneas aéreas, distribuidores, suministradores de electricidad…

Los ‘mainframes’ asumen el 68% de las cargas de producción en los departamentos de TI… y el 6% del gasto

Sin estos ingenios de cálculo muchos hitos de la segunda mitad del siglo XX no podrían concebirse. El nacimiento en 1987 del sistema GDS (Global Distribution System) de Amadeus y la plena entrada en funcionamiento de esta plataforma en 1992 estuvieron directamente ligadas al mainframe y también fue uno de estos ingenios el que procesó los datos para el aterrizaje y el despegue en el primer viaje a la Luna de Neil Armstrong y Buzz Aldrin en 1969. Desde una perspectiva más cercana, los mainframes han contribuido a la implantación del código de barras, procesan la inmensa mayoría de los datos bancarios y permiten a todo tipo de empresas seguir siendo competitivas e innovadoras.

EL PROGRAMA MÁS LONGEVO
Las aplicaciones móviles se apiñan en los smartphones, pero su longevidad es limitada. Sin embargo, hay programas por los que no pasa el tiempo. ¿Cuál es la solución informática más antigua en uso? La respuesta se encuentra en los ordenadores centrales del Departamento de Defensa de EE UU, donde en 1958 se desarrolló una aplicación encargada de gestionar los contratos de los servicios para la Administración norteamericana. Un software tan complejo y crucial que sigue funcionando hoy en día casi de la misma forma que hace 60 años.
EMIRATES VUELA EN ‘MAINFRAME’
IBM tiene firmado un acuerdo por 300 millones de dólares con Emirates como proveedor de servicios de TI hasta 2025. La aerolínea emplea esta tecnología, basada en mainframes, para optimizar el cifrado de sus datos en tiempo real, rediseñar los procesos de negocio y rentabilizar las operaciones en aeropuertos. Ambas compañías ya colaboraban, desde hacía 30 años, en la optimización de los sistemas de servicio de pasajeros, billetaje y reservas. Con estos sistemas, Emirates es capaz de procesar ingentes cantidades de transacciones en tiempo real, como reservas de vuelos, inventarios, billetaje o información de vuelos, entre otras cosas.

CIFRADO EN TIEMPO REAL
Un mainframe es una enorme computadora central capaz de realizar millones de instrucciones (órdenes) por segundo y hacerlo de manera ininterrumpida, incluso cuando tiene que cambiarse alguno de sus componentes, ya que su diseño modular le permite trabajar sin parar y sin necesidad de reiniciarse. Una fiabilidad y escalabilidad de la que se benefician en nuestro país organizaciones como el Ayuntamiento de Madrid, la Dirección General de Tráfico, la Tesorería General de la Seguridad Social, el Banco de España o El Corte Inglés, entre otras muchas.

El mainframe IBM z14, presentado hace unos pocos meses por esta compañía, procesa 12.000 millones de transacciones encriptadas por día, y para muchos analistas en tecnologías de la información será el instrumento clave para soportar la tecnología blockchain, la nueva generación de aplicaciones transaccionales llamada a revolucionar la forma de procesar negocios de forma segura. Sin pensar en el futuro (aunque sea cercano), este mainframe es capaz de soportar el 87% de todas las transacciones anuales con tarjeta de crédito, gestionar ocho billones de pagos al año, realizar 29.000 millones de transacciones en cajeros automáticos cada año con un valor cercano a cinco mil millones de dólares diarios, así como gestionar anualmente 4.000 millones de vuelos comerciales.

Para alcanzar estas cifras, la serie de grandes ordenadores Z de IBM se encuentra presente en 92 de los 100 principales bancos del mundo, 23 de los 25 mayores distribuidores, 10 de las mayores aseguradoras y en 23 de las 25 aerolíneas más importantes del planeta.

AVE FÉNIX
Sin embargo, desde mediados de los años 90, algunos analistas apostaron por la progresiva desaparición de los grandes ordenadores centrales, en contraposición al auge de las granjas de servidores x86 y, posteriormente, de la eclosión de la nube. Pero el augurio no se ha cumplido y el mainframe sigue siendo la plataforma informática más escalable, fiable y segura para el procesamiento de transacciones que forman el núcleo de los negocios de empresa. El mainframe es un concepto añejo, no viejo, y como tal gana con los años: las ventas de IBM de estas máquinas aumentaron un 64% en 2017 con respecto al año anterior.

Además, las cifras de los principales analistas confirman esta tendencia longeva. Los mainframes asumen el 68% de las cargas de producción en los mayores departamentos de TI que existen actualmente, pero solo el 6% del gasto (según Solitaire Interglobal). Durante los últimos cinco años, los costes de las empresas que utilizan intensivamente granjas de servidores se han elevado un 65% más que los de aquellas cuya informática reside mayoritariamente en mainframes (datos de Rubin Worldwide). Entre 2005 y 2014, la proporción entre la cifra de MIPS gestionados y el personal a su cargo ha crecido un 351%, con la consiguiente reducción del número de profesionales a su cargo (Gartner). En otras palabras, las ventajas económicas del mainframe respecto de la informática distribuida son una realidad. No por poco, sino por goleada.

Como asegura Chris O’Malley, CEO de Compuware, la proveedora de soluciones software para el entorno mainframe, “estos equipos seguirán siendo una opción habitual en las grandes corporaciones durante la próxima década”. Además, y pese a que muchos pronosticaban la muerte del mainframe, empresas como la propia IBM, Compuware o CA Technologies siguen invirtiendo miles de millones en este entorno tecnológico, frente a compañías que se afanan por proponer alternativas y servicios de migración para abandonar este histórico paradigma tecnológico.